Noticias

Las tarifas planas serán historia

El director de comunicación de Vodafone, José Romero, ha explicado en los micrófonos de Gestiona Radio que, a pesar de que la telefonía móvil puede ser una posibilidad para salir de la crisis, ésta ha afectado al sector y "ha obligado a ser más competitivos". En este sentido, ha señalado que lo más importante es ser "rápidos y ágiles en relación a las tarifas". Pero eso no es suficiente porque otro de los ejes que hacen que un cliente se cambie de compañía, según José Romero, es el "subsido de terminales"; es decir, el hecho de conseguir un teléfono móvil por un precio mucho menor que el valor original. Ante este hecho, el director de comunicación de Vodafone ha explicado que para una compañía de telefonía móvil estas subvenciones suponen la "misma inversión que la necesaria para la prestación del servicio". Algo que ha calificado de "disparate" y en lo que están trabajando.

En estos momentos, y debido al creciente número de usuarios con smartphones, se ha generado una explosión de datos y en consecuencia, nuevas necesidades en los consumidores. Por este motivo, José Romero ha dejado claro que con la inversión que requiere proporcionar a sus clientes la velocidad necesaria en el navegador móvil, es muy probable que el modelo de negocio de tarifas planas deje de funcionar porque sería "insostenible". En este sentido ha añadido que en los últimos 2 años, y debido a las nuevas aplicaciones de mensajería de los teléfonos inteligentes, "el conjunto del sector ha dejado de ingresar un 26%".

Según la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, desde el comienzo de la crisis los dos grandes opoeradores han perdido dos millones de clientes. Y este año son ya 4 millones los que han decidido cambiar de operador. Ante esta situación, José Romero asegura que la única posibilidad es encontrar la formar de "ser atractivos para el cliente a través de nuevas tarifas" porque, como ha insistido, se trata de un mercado muy competitivo en el que Vodafone lucha constantemente pero, eso sí, "sin malas prácticas".