Vídeo {DF}

Vodafone cree que el acuerdo entre Telefónica y Yoigo supondrá un “abuso de posición dominante”

En su intervención en el 27 Encuentro de las Telecomunicaciones organizado por la patronal Ametic en la UIMP de Santander, Román criticó el límite de 30 megas en la capacidad de las conexiones que está obligado a garantizar Telefónica a sus competidores, cuando ésta ofrece servicios de 100 megas o cuando ayer ONO anunció que lanzaría accesos de 500 megas. "Parece una broma", aseveró.

También consideró que no tiene mucho sentido que en un país de baja densidad de población como España existan 5 redes de nueva generación, y reiteró que la alternativa debería ser "utilizar al incumbente" (Telefónica), pero insistió que "hace falta una mayor simetría".

En una línea similar, el responsable de Vodafone en España se refirió al acuerdo entre Telefónica y Yoigo para compartir redes, y sostuvo que puede suponer un "abuso de posición dominante". También defendió que este pacto acarrea una "discriminación de terceros" y "coordinación de comportamientos competitivos".

Por esta razón, recordó que la operadora ha denunciado el acuerdo ante las autoridades de competencia y se mostró "convencido de que tenemos razón".

Román subrayó que hay "elementos de preocupación" en este acuerdo tanto por el sujeto -el operador incumbente, Telefónica- "como por el objeto y por el contexto".

En concreto, el presidente de Vodafone España explicó que en la última subasta de espectro en España tanto su compañía como Telefónica no pudieron optar a un paquete de 5 Mhz y se lo cedieron a Yoigo. "Ahora el dominante los puede utilizar", denunció.

También dijo que la decisión conjunta de las dos compañías para vender infraestructura "nos hace suponer que habrá también un trasvase de conocimiento". Para Román, este acuerdo supone "el mayor grado de cooperación y coordinación entre competidores visto en España".

"MUY EXIGENTE"

Por otro lado, criticó que la regulación en telefonía móvil es "muy exigente hacia los operadores de red", principalmente por la designación de que es un mercado de "dominancia conjunta de tres operadores", algo que es "una anomalía en Europa" y que tiene "consecuencias importantes".

"Es absurdamente exigente", continuó Román, quien sostuvo que la dominancia conjunta supone una "espada de Damocles sobre nuestras cabezas". En este sentido, apuntó que esa designación condiciona, por ejemplo, las decisiones de otros reguladores sobre el sector, como las relacionadas con la competencia.

Sin embargo, recordó que en la actualidad hay 30 competidores en el sector y se preguntó si "alguien duda de que el nivel de competencia es altísimo". Por esta razón, reclamó que se cambie esta situación ya que es "tremendamente perjudicial" para el sector, y abogó por lograr una "mayor apertura a la consolidación".

Por último, Román, quien subrayó que Vodafone contribuyó a la economía española con 5.189 millones de euros durante el pasado año fiscal, se refirió a la situación del sector en Europa y a la idea de avanzar hacia un mercado único.

En su opinión, el mercado único puede ser "una oportunidad para impulsar el crecimiento del sector, fortalecer la capacidad competitiva en un entorno global y recuperar la confianza de los inversores".

No obstante, advirtió de que también existe el riesgo de que la nueva regulación "destruya valor y debilite aún más la posición de los operadores europeos", si se siguen tomando medidas que "fomenten la fragmentación" del mercado.