Sectores

El juez Andreu envía a prisión a otros dos miembros de la red de Gao Ping

El magistrado, en cambio ha decidido dejar en libertad, aunque con medidas cautelares, a Augusto Edwin Su, otro presunto miembro de la organización. El fiscal anticorrupción encargado del caso, José Grinda, había solicitado el ingreso en prisión para los tres imputados a los que Andreu ha interrogado esta mañana.

Con esta decisión son ya ocho los presuntos miembros de la trama mafiosa, incluido Gao Ping, que han vuelto a prisión. El juez de la Audiencia Nacional tiene previsto interrogar este viernes a un matrimonio chino imputado.

Andreu ordenó este martes el ingreso en prisión preventiva de Gao Ping ante los nuevos indicios que se habrían encontrado en su contra y el riesgo de que se fugue. Gao Ping volvió de esta forma a prisión cuatro meses después de haber sido excarcelado por orden de la Sala de lo Penal, que declaró ilegal la prórroga de su detención, decretada por Andreu.

El magistrado de la Audiencia Nacional también ordenó el martes el ingreso en prisión preventiva de Lizhen Yang, mujer de Gao Ping, así como de Yong Ping, Ling Wei, Xiaoya Ying y del presunto jefe de extorsión, Haibo Li, conocido como 'El Martillo'. La mujer de Yong Ping, Lingzhi Ping, quedó por su parte en libertad con medidas cautelares.

NUEVO INDICIOS

El juez tuvo en cuenta a la hora de decretar el ingreso en prisión los documentos encontrados en el domicilio de Gao Ping, que han sido analizados por la Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado (Udyco) y que "vienen a refrendar su papel preponderante en la organización criminal investigada".

El auto de prisión dictado por Andreu señala que estos papeles "suponen una agravación en los indicios que hasta la fecha se habían recopilado, aportando hechos nuevos sobre los que se habían imputado con anterioridad".

El magistrado de la Audiencia Nacional también tuvo en cuenta el riesgo de que Gao Ping se fugue. Indicó en este sentido que los hechos que se le atribuyen "son de suficiente gravedad como para justificar el riesgo de sustracción a la acción de la justicia".

Gao Ping y el resto de presuntos cabecillas tuvieron que ser puestos en libertad en noviembre pasado después de que la Sala de lo Penal declarase ilegal la prórroga de sus detenciones.

UN CENTENAR DE DETENCIONES

Gao Ping fue detenido el 16 de octubre de 2012 junto a cerca un centenar de personas en el marco de la 'Operación Emperador'. Ante el gran número de detenidos, el lento goteó de declaraciones y el vencimiento de las 72 horas legales de arresto, el juez Andreu se vio obligado el 18 de octubre, con el apoyo de los fiscales Anticorrupción Juan José Rosa y José Grinda, a ampliar el periodo de detención para 20 de los arrestados, incluido Ping .

El magistrado de la Audiencia Nacional decidió dejar a este grupo de detenidos para el final precisamente por ser los supuestos cabecillas de la trama y los que presuntamente están más implicados en el caso. No pudo tomarles declaración hasta el viernes 19 y el sábado 20 de octubre, tras lo que ordenó su ingreso en prisión preventiva.

RECTIFICACIÓN DE LA SALA

Pero a finales del pasado mes de noviembre, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ?el superior jerárquico de Andreu- ordenó la puesta en libertad de los 20 supuestos cabecillas. La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidida por el magistrado Alfonso Guevara, ordenó la excarcelación al concluir que las prórrogas de las detenciones de los presuntos líderes de la red de Ping superaron el límite de 72 horas, no tenían "cobertura legal" y se basaron en una "interpretación errónea" de la legislación y de la doctrina del Tribunal Constitucional.

El 29 de noviembre el juez Andreu decretó la libertad de Ping y del resto de cabecillas, aunque estableció como medidas cautelares para conjurar el riesgo de fuga la obligación de los imputados de comparecer todos los días ante la Audiencia Nacional, la retirada del pasaporte y la prohibición de abandonar el territorio nacional.

La prorroga de las detenciones desembocó en una querella contra Andreu y los fiscales que el Tribunal Supremo rechazó el pasado 20 de marzo.