Noticias

El Tigre reina en la selva europea

 

Siempre hemos creído que el rey animal por excelencia es el león. Pues bien, hoy la historia ha cambiado. El reino animal tiene nuevo mandatario: el “Tigre Falcao” llega al poder. Todos los animales de la selva europea se deben reunir hoy ante la “piedra del Rey” para rendir lealtad al nuevo jefe. Ahora, los leones deberán pasar a un segundo plano, ya no dominan el reino porque un poderoso tigre les ha derrocado. Anoche, Radamel Falcao saltaba al campo con una clara fijación, debía acabar con once leones. Once leones que habían demostrado sobradamente su valía, su raza y su buen hacer, y que llegaban comandados por su mayor representante, Fernando Llorente “el Rey León”.

 

Pero los leones, ante la gran final, pagaron el nerviosismo de las citas importantes, como un joven cachorro que se precipita ante su primera presa. Y en Bucarest, esa presa era un equipo fuerte y tranquilo, que sabía en todo momento lo que tenía que hacer. Se defendió bien, y sacó las garras en los momentos adecuados para dar dos zarpazos que dejaron muy heridos a los inexpertos leones. Los jugadores vascos se retiraban desilusionados y agotados tras una dura batalla, y envueltos en un mar de lágrimas. Eran conscientes que volvían a casa sin premio y destronados, pero tienen que estar orgullosos por todas las peleas previas a la final, ganadas con solvencia, y aplaudidos y admirados por toda Europa. La materia prima la tienen, y ahora sólo les queda aprender, y no hay mejor aprendizaje que levantarse después de una dura derrota.

 

El “Tigre” Falcao llega al reino demostrando de lo que es capaz. El mejor cazador del área siempre proporciona presas a la familia rojiblanca. Tiene olfato asesino, y lo demostró nuevamente en una gran cita. Luchador incansable, golpeó dos veces a Iraizoz de manera magistral. Marcó con la zurda, esa que dice que no es su pierna buena. Pero Radamel hubiera caído de no haber llegado con diez gladiadores. Courtois, Miranda, Godín, Juanfran, Filipe, Mario, Gabi, Arda, Adrián y Diego. Todos y cada uno de ellos se merecen ser nombrados en estas líneas. Se dejaron la piel en el campo para hacer disfrutar a su afición. Una afición que no necesita razones por las que ser del Atleti, pero que como todas necesita de vez en cuando una alegría, y mucho mejor si esa alegría viene siempre en forma de título europeo. Y después de esta dura lucha, toca disfrutar y coronar al nuevo rey de la selva.

¡¡HAGAN REVERENCIA AL CAMPEÓN!!