Noticias

Binomio rentabilidad riesgo y los avalistas europeos involuntarios

Todos estamos de acuerdo en el potencial impacto de una quiebra bancaria para los depósitos en Europa pero: ¿no hay otra manera de evitarlo que no sea avalarlo todo?

El problema radica en que nos hemos olvidado del parámetro más importante para decidir y analizar inversiones: El Binomio Rentabilidad-Riesgo. A mayor rentabilidad mayor riesgo y viceversa y de manera más mundana: ¿alguien cree que una inversión con rentabilidad del 10% anual no llevará asociada una probabilidad de pérdida del capital?

Para usar el Binomio Rentabilidad – Riesgo como centro de las decisiones de inversión necesitamos dos cosas:

1. Cultura financiera de los inversores finales. Por ejemplo hay que entender la legislación del país donde se halla el activo. Los medios financieros han contribuido a formar a mucha gente incluso con seminarios.

2. Tiene que existir un “Agente Calificador Externo” que sea capaz de agrupar activos de riesgo parecido y que utilice métricas para asignarles un precio. Si este agente no es fiable hay que hacer el análisis internamente en cada banco o empresa.

Hasta que los agentes del mercado: bancos, inversores particulares, traders e inversores institucionales no sean capaces de distinguir y descomponer los activos para valorarlos no podremos salir de la crisis. Todos los derivados se componen de instrumentos financieros más simples y valorables que cualquier inversor puede descomponer. Cada inversor o gestor tiene la obligación de saber lo que contienen.

Estamos rodeados de bancos que desoyendo las llamadas a la prudencia de los supervisores se han dedicado a estas inversiones, y enfrentados a una quita piden ayuda a Papá estado. También los inversores particulares en residencial y segunda vivienda cayeron en la trampa de creer que el valor de las casas no podía caer y piden ayuda desesperada.

Los ciudadanos de a pie solo entenderán que se use dinero público para salvar bancos si el BCE tiene el poder absoluto que le han otorgado los ciudadanos para sentarse en el consejo de los bancos.

Guillermo Canosa Castillo

Especialista en Finanzas