Opinión

Carrillo: tratado de urgencia

Del socialismo al comunismo, de la revolución al pacto, desde el Frente Popular a la Transición, pasando por Paracuellos: si quiere hablamos, dijo Fraga; si quiere hablamos, respondió Santiago. Diferentes formas de resumir las memorias de este comunista histórico, de trazar el balance de un hombre satisfecho al que hay quien despide como el último icono rojo. Contribución histórica la suya a la democracia, quizá como símbolo del comunismo español, quizá como símbolo de sus últimas sombras.

Lo que les acabo de leer no forma parte de las opiniones de este Arquero Público. Es un tratado de urgencia, y libremente hilvanado, de los titulares de los principales medios patrios tras el fallecimiento de Carrillo. Y después, si quieren, se intoxican a gusto con esos fanáticos doctorados en universidades privadas y con nombre de emperador romano, fantoches nostálgicos de Paquito el Chocolatero, el de Ferrol.