Cavando su propia tumba

Tenemos esto por un lado y por el otro lo que acaba de largar por su boca de lobo financiero el número 2 de Bankia: que Bruselas no deja más escapatoria que echar a la gente a patadas, aquí tiene, su dinero, puerta, gracias y hasta más ver. O sea que sí. Que menos gaitas. Que Rajoy o Coelho son solo dos petimetres, dos testaferros de esa mafia organizada que se dice Europa, y que no es más que la mano armada, enfundada en guante de seda electoral, a las órdenes de aquellos a los se la suda lo que digan las urnas.

 

Para abaratar el despido y dejarlo a la altura de palmadita en la espalda (lo siento, chaval, la crisis, ya sabes), es mejor que nos atornillen hasta la rabadilla y declarar en bancarrota la dignidad. Es decir, volver a la Grecia clásica con un 55% de esclavitud que permitía la democracia pura del 45% restante. Hasta que corra la sangre, como tantas veces en nuestro doloroso avanzar por la Historia.

No son reformas. Es un acto de violencia organizada y sistemática desde el poder. Allá ellos, que cavan su propia tumba sin saberlo.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies