Noticias

Chute de optimismo

Las grandes empresas van a dar hoy un golpe encima del tablero internacional para decirle a los mercados que España es un país solvente, que tiene que hacer ajustes, pero que va en la senda de la recuperación. De hecho, y en contra de lo que dicen organismos internacionales como la OCDE o la Unión Europea, los cálculos de los componentes del Consejo para la Competitividad dicen que para finales de año el temporal estará llegando a su fin.

Hablamos de 17 grandes empresas cuya facturación es equivalente al 35% del PIB español y que dan empleo a 1.700.000 personas, en donde abordan uno por uno los distintos aspectos de nuestra economía. ¿Conclusiones? Muchas. Las más importantes: que los bancos no necesitan un rescate, que el sector exportador está funcionando cada vez mejor, que la reforma laboral generará unos 700.000 empleos y que la inyección del plan de proveedores así como las nuevas líneas ICO ayudarán a dar liquidez y generar unos 70.000 puestos de trabajo. Aunque también hay sitio para el sector inmobiliario y el ajuste público.

Todo un chute de optimismo en uno de los momentos más críticos para España, que se ve acosada por los mercados y en el que la moral política y ciudadana empieza a flaquear. Ahora sólo queda explicarlo bien, y unirlo a políticas de transparencia y no dar golpes a la credibilidad. A partir de ahí, todo debería venir rodado para que poco a poco los inversores recuperen la confianza.

Una confianza que debemos recuperar también en Europa. Hoy reunión de líderes de los 27 para hablar de austeridad y crecimiento. Eso es lo que van a defender en Bruselas Mariano Rajoy que ayer, por cierto habló con Alfredo Pérez Rubalcaba. Sí, sí, han oído bien. Rajoy y Rubalcaba hablaron por teléfono. No sólo eso, sino que además decidieron quedar en verse el próximo viernes en Moncloa. Una cita tras la que el Presidente del Gobierno se reunirá también con el líder CiU, Josep Antoni Durán i Lleida. ¿Y de qué van a hablar? Pues de la crisis, de cómo salir de ella, e intentar llegar a algún tipo de acuerdo, tan necesario en estos momentos.