Vuestras horas están contadas

La tonadilla de “yo no he sido, y la mayoría no somos corruptos” ya no cuela, amiguetes míos. Estáis pringados hasta las orejas: en el mejor de los casos por mirar hacia otro lado, en el peor por haber pasado de oficio a clase, y de clase a casta. Os creéis inmunes, intocables y dichosos por vuestra impunidad, pero vuestras horas están contadas como las estuvieron las de Luis XVI o las de Nicolás II de Rusia. Solo que vosotros ni siquiera podéis presumir de sangre azul.

Habéis llegado a un punto en el que a pocos les importa vuestro futuro particular. Que os encarcelen o que os acaben linchando es solo una cuestión de matices en cuanto a la crueldad que os cabría ser aplicada, pero forma parte de un único guión: el del tiempo que tarde el personal en sacaros a gorrazos de unas instituciones que utilizáis únicamente para vuestro propio lucro y beneficio. Ayer con la construcción. Mañana con la Sanidad. Pero, repito, vuestras horas están contadas. Tiempo al tiempo.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies