Noticias

Las cucarachas de Bankia

Exacto, señor Montoro. Así es exactamente como hay que tratar a la chusma. Como dice el responsable de la misión en el largometrajeAvatar, “así es como se dispersa a las cucarachas”. Lo habrán visto, pero por si acaso se lo resumo: la secuencia es de poco más de 45 segundos y en ella una mujer espera paciente la llegada de don Cristóbal, le pregunta por la seguridad de sus ahorros en ese artista antes conocido como Cajamadrid, y ante las respuestas del ministro termina asegurando que como pierda su dinero de Bankia mata a alguien.

Las respuestas del ministro no son maleducadas, ni a la defensiva, ni encabritadas. De hecho, no son nada porque no alcanzan ni la categoría de respuestas. Se la espanta de encima como si de un moscón se tratara. Y sus guardias de asalto, solícitos, prestos a cumplir con su genética pretoriana o de camisas nuevas, según el caso, proceden como está previsto en estos casos: señora, no incomode. Eso sí, con maneras pulcras que hay cámaras delante.

Allá cada cual se las componga con su rédito electoral. Pero en los tiempos que corren, en los que cualquiera puede calzarse una videocámara mínimamente decente en el bolsillo, los mandatarios más ocupados en su ego político que en servir al pueblo, que es aquello para lo que se les paga, desperdician ocasiones como esta para acercarse a una ciudadanía que cada vez los ve más, más lejanos. Y cuyas promesas, augurios y desplantes se los lleva el viento.