Noticias

Hay dinero, ¡por supuesto que lo hay!

 

Así que no pongo la mano en el fuego sobre su autenticidad, pero me da que son datos más certeros que los que a diario nos ensartan como oficiales, y son por tanto herederos de la trampa gubernativa y del establishment.

En España, uno de cada diez conciudadanos se dedica a la política, viva de ella mejor o peor. En Alemania, la proporción es diez veces inferior: uno de cada 1.000. Si quisiéramos equiparar la proporción, lógicamente la nuestra a la suya, tendríamos que echar a la calle a 350.000 quebrantabolsillos y aspirantes a mandarín. ¿No han votado muchos de ellos una reforma laboral que abarata el despido? Pues que apechuguen, hombre.

 

Tomando esa reconversión sectorial como una inversión, descontada la indemnización por despido y un IPC en torno al 8%, que ya es decir, obtendríamos de vuelta casi 650.000 millones de euros. Lo suficiente como para no cobrar IRPF a 1.000.000 de autónomos con ingresos inferiores a 50.000 euros, no cobrar IVA a empresas con menos de 50.000 euros de beneficios y multiplicar por 5,5 el presupuesto de Educación, por 7 el de Sanidad, y por 2,5 el de I+D. ¿Qué, nos ponemos manos a la obra? Total, 350.000 parados más no se van a notar tanto.