Noticias

Europa y sus instituciones

 

Y allí está el Banco Central Europeo, con su presidente revestido de todos los atributos de independencia, insistiendo en que los fuegos nacionales se apaguen con bomberos nacionales. Y el fuego persiste y el humo que llega desde el Sur se aproxima peligrosamente a las lujosas urbanizaciones financieras del Norte. En esta situación, la Agencia Moody´s amenaza con rebajar las expectativas de la zona alemana. que afecta a bastantes de sus bancos y también a su propia solvencia soberana. Nada menos. Y es entonces cuando, en pocos días, por causalidad o por casualidad, Mario Draghi realiza unas declaraciones en las que promete “hacer todo lo necesario para preservar el euro”. Un día antes, el Presidente del Banco Central de Austria se mostraba partidario de que el Mecanismo Europeo de Estabilidad dispusiera de licencia bancaria para acceder a los préstamos del Banco Central Europeo y así poder ayudar a los países con problemas. Y más opiniones. Y más declaraciones. De todas ellas  se sacan algunas conclusiones y entre ellas, la de que si solo unas palabras son capaces de generar unas expectativas,  otras pueden generar las contrarias. Nada de lo que se oye es fiable y todo está pendiente. Incluso las resoluciones adoptadas se encuentran en ese campo del nunca acabar que son las ratificaciones.

Y otra es que no se perciben de forma suficiente las opiniones de los representantes españoles en las instituciones europeas. Por ejemplo recordemos que en  el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo se encuentran representados por sus gobernadores los 17 bancos centrales nacionales de la zona euro. Y, con independencia de la opinión de su Presidente cabe preguntar ¿qué opina este Consejo? ¿no hay ninguna sugerencia por parte de nuestro gobernador? Y en el Parlamento Europeo,  ¿no tienen nada que decir nuestros diputados?. Ya sabemos que su misión se reduce a debatir la legislación ordinaria y los Presupuestos de la Unión. Pero tiene la posibilidad de algún control político. ¿por qué no se ejerce? Muchas peguntas para demasiados problemas.