Noticias

La financiación de las empresas y las SGR

Pero todos estaremos de acuerdo en que la sequía de crédito es un problema fundamental. El sistema financiero deja de crear dinero, con lo que el sector real de la economía ralentiza su actividad.
¿Por qué no fluye el crédito? Básicamente por dos razones que afectan a las entidades de crédito: liquidez y solvencia. El ahorro que genera España es insuficiente, por lo que tenemos que acudir a los mercados exteriores, que están cerrados casi desde la quiebra de Lhemann Brothers. Con un mercado interbancario solo testimonial, los bancos tienen muchas dificultades para conseguir liquidez en el exterior. Respecto a la solvencia, esta se mide por la relación entre los fondos propios y los activos de la entidad, medidos o ponderados por su nivel de riesgo. Como consecuencia de la gran inflación de crédito de los años de bonanza, esta relación ya estaba sometida a una cierta tensión. Si a esto añadimos los problemas que introducen en la cuenta de resultados una morosidad creciente, comprenderemos lo que está ocurriendo en el sistema bancario.
Efectivamente, los bancos necesitan tener recursos propios que cubran sus operaciones de crédito. En el caso de que el beneficiario sea una empresa, la proporción es del 8 %. Si la operación cuenta con garantía hipotecaria, la necesidad de recursos propios bajaría a la mitad, es decir al 4 % del importe de la operación. Y si tiene el aval de una entidad de crédito o de una sociedad de garantía reciproca, bajaría el 80 %, solo el 1,20 %. Es decir, aún en el caso de deudores de elevada solvencia, la participación de una SGR puede ser definitiva para que el crédito salga adelante.
Esto es especialmente importante en estos momentos, pero no nos debe hacer olvidar las bondades de las SGR, entidades financieras creadas por y para empresarios, que facilitan una financiación de calidad, de acuerdo con las necesidades del cliente y siempre a medio y largo plazo.
Juan Manuel Santos-Suárez es presidente de Presidente de Avalmadrid SGR
@Avalmadrid