Gila, Arévalo y López Vázquez

La principal causa, no me demoro más, es que el tejido empresarial español está compuesto en un 99% por pymes, como ya sabemos, y esas pymes a su vez gastan un 99% de empresarios que no saben mentir. Como lo oyen. Que no han aprendido de sus mayores del Ibex cómo utilizar las palabras para que hasta lo horrible suene a dulce melodía de púberes canéforas.

Por ejemplo, el empresario español medio sufre desde hace años la falta de liquidez, es decir, de crédito. Lo que no sabe es que en el circuito financiero a eso se le llama reducir la deuda y propiciar el desapalancamiento, neologismo que suena a combinado de Gila, Arévalo y López Vázquez. Tampoco sabe que su problema no es que ponga su empresa en venta a precio de saldo, sino que se ve obligado a realizar desinversiones estratégicas. Y su bronca diaria con proveedores que no sirven y clientes que no pagan se puede reducir a una fórmula indolora, llamada de forma importante “rotación de activos”.

Ya lo ven. No hay crisis. Es todo un puro tráfico de palabras huecas. Un travestismo económico.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies