Dé gracias a que no tengo hijos

 

Mire, sr. Rajoy. Le llamo “señor” para que me entienda en el lenguaje impostado que usan los de su estirpe, y para que nadie piense que le falto al respeto. Porque claro que le falto al respeto, pero no es cuestión de airearlo. Estoy dispuesto a comprarle casi todo. A usted o a quien se le sienta enfrente en el Congreso, ambos barbudos. Tienen ustedes la misma cita con la ciudadanía: engañarla cada cuatro años para que ustedes y los suyos puedan trabajar.

Digo que estoy dispuesto a comprarle casi todo, porque es difícil, si no imposible, que a estas alturas tenga en consideración una sola de las palabras que dicen afirmar con solemnidad. Y eso incluye que parezca que me he tragado su discurso imbuido de Churchillismo. Incluso explicarle, ya que los de su casta leen poco, que la pantomima de “sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor” ni siquiera es original de don Winston, sino, seguramente, de Garibaldi.

 

Pero no me quiera vender, ni se le ocurra plantearse esa idea, que gracias a los recortes la juventud de hoy prosperará mañana. Porque en el mejor de los casos, y digo el mejor, construirá toda una generación dispuesta a ejercer cualquier tipo de vendetta contra quienes expatriaron su futuro. Yo, por lo pronto y por la presente, no pienso parar hasta hacerles pagar a alguno de ustedes que hayan arruinado para siempre la vida de mis sobrinos. Y dé gracias de que no tenga hijos.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies