Noticias

Grecia: La papeleta de la conciencia

Claro, salir del euro tiene sus consecuencia “que pueden llegar a ser dramáticas para Grecia”, pero quedarse no será fácil. Los efectos secundarios del derechazo europeo suponen más austeridad, más recortes…más de lo mismo.

Eso es lo que los griegos deben tener hoy en la cabeza; de momento ya tenemos un aperitivo de lo que sería una Grecia fuera del euro. El terremoto se ha sentido, evidentemente en España – donde volvemos a ver una prima de riesgo por las nubes – y a un ministro de Economía que ya no se corta a la hora de pedir ayuda a Bruselas, porque con lo que hay, no es suficiente, con lo que se ha propuesto desde dentro, no es bastante.
Comenzamos a asomarnos demasiado al círculo vicioso de las mentiras – ya saben – cuando dices tantas mentiras que luego ya nadie te cree, por cierto lo que le pasó a Grecia.

La península helena, tiene – quiera o no – unos compromisos que ha adquirido para que se le inyectase dinero, para que se le rescatara, unos compromisos que tiene que cumplir.

Suena un poco a mafia, pero es así: “Tu estas desesperado – Yo te presto dinero y ahora quiero mi parte”. Y alguien pensara: ¿Pero bueno y por qué les prestaron el dinero, por que hace nada se le ha vuelto a prestar liquidez a Grecia?. Respuesta: ¿A Grecia? o ¿A la banca alemana y francesa con altísima exposición a su deuda?.

Oiga, ¿Y si es así, por qué ahora les cuesta tanto inyectar de nuevo dinero a Grecia?, pues muy sencillo, porque Alemania, y porque Francia han sacado poco a poco, caja a caja su exposición a la deuda soberana helena – como un atraco a un banco de madrugada sin que nadie se entere – y ahora Grecia está sola, sin gobierno, con las calles patas arriba y con unas elecciones en las que ni ellos mismos parecen saber que es lo que quieren.

Y eso es culpa de los que han gobernado Grecia, que lo han hecho tan mal que sólo han explicado una de las consecuencias de las que hablaba al principio. Sólo les han sabido explicar que pasaría si Bruselas sigue sosteniendo a Grecia en el euro – es decir – más recortes.

Pero no han sabido explicar que pasaría si los hilos que sostienen a Grecia dentro de la moneda única se rompen, o los cortan. Ese es el problema, esa es la papeleta que se va a jugar el próximo 17 de junio.

¿Y España?, ¿Qué le ocurriría a España? Pues tan sencillo como esto: Los países de la Unión Europea ya están terminando sus respectivos ‘planes b’ – es decir – un decálogo técnico en el que se explique, paso a paso, qué hacer si Grecia sale del Euro. Son manuales de emergencia, que aunque suene algo raro se están ultimando.

El problema es España, y lo es porque en España no hay ‘plan B’, es decir, o Grecia se queda o Grecia se queda, no hay opción porque; porque si ocurre lo innombrable el tsunami podría llegar a una España – que al primer síntoma – ha tenido que pedir ayuda a Bruselas.