Opinión

Hola Papá

Papá. Mira. Cómo te lo digo. Que me tienen frito los tragazurraspas de Hacienda. Que si por esto, que si por lo otro, que si por lo de más allá. Que además yo soy Arquero Público. De Arcos. Pero también de Arcas. Y así no hay quien saque cabeza. Que me preguntaba si podías decir, tú o tu institución, que el tema está pagado, que los papeles no los tengo ahora, pero que fijo que sí. Que somos de sangre azul. Mentimos poco y majestuamos mucho. Que nos viene de casta. Digo. Si no, con la que está cayendo, a ver dónde nos ponían a picar piedras.

Papá. Perdona que insista. Hay que ver qué época te ha tocado vivir que tienes que declarar lo tuyo. Y lo de la parienta. Como si fuerais un matrimonio tradicional, de a las 12 en la cama que toca madrugar, y pagar el expolio legal del transporte, en forma de tarifas extralimitadas del Metro e de mafia consentida del petróleo. Pobres mortales, que necesitan este marujeo digno de Sálvame Regio. Papá. Siervos. Nunca aprenderán. Échale algo de carnaza previsible al populacho y a ver si callan estos granujas de medio pelo.