Noticias

Por fin, llegan ayudas al sector automovilístico

Se van a destinar 75 millones de euros para ayudar a la adquisición de vehículos nuevos, cuyo precio no supere los 25.000 euros y la cuantía que recibirá cada comprador será de 1.000 euros por vehículo. Al mismo tiempo, se espera que las marcas aporten entre 500 y 1.000 euros adicionales, con lo cual, la ayuda representará entre 1.500 y 2.000 euros. Eso sí, con la condición de que se entreguen vehículos con más de 12 años de antigüedad y que el automóvil nuevo que se adquiera sea respetuoso con el medio ambiente, esto es, con una reducción considerable de emisión de gases y partículas contaminantes y, con un también reducido consumo de combustible.

La ayuda que se ofrece, aunque no es para echar las campanas al vuelo, es importante, sobre todo con la que está cayendo y, puede permitir que tanto los fabricantes, como los importadores y los concesionarios puedan cuadrar sus cuentas hasta final de año, porque según los expertos, ese fondo de ayudas se acabará antes de que llegue el 31 de diciembre.

Alguien en este Gobierno, ha sido sensiblemente consciente de que la industria española de la automoción, que pasa por un momento muy delicado, puede quebrar si no se pone algún remedio. Y, por fin, aquí está.
Hay que recordar que el sector del automóvil en España, es uno de los más importantes pilares de nuestra economía y que los vehículos nuevos devuelven con creces a las arcas del Estado por vía de impuestos, las ayudas económicas que se puedan facilitar para su adquisición, porque además del IVA, un vehículo nuevo genera otras fiscalidades, como los Impuestos de Matriculación, de Circulación, los que gravan los carburantes, los peajes de autopistas e, incluso, el IRPF que genera esa ayuda.

Por ello, nos felicitamos ante esa nueva medida que ha tomado este Gobierno y esperamos que el mercado, a final de año supere esas 750.000 unidades matriculadas que, hasta ahora se habían previsto. Si con esta medida se asegura la continuidad de los puestos de trabajo de las fábricas españolas de automóviles, de los concesionarios y de las industrias afines, bienvenida sea. Ahora, solo falta que se pueda facilitar el crédito bancario para la financiación de esos nuevos vehículos. El Gobierno ha movido ficha, ¿moverá su ficha la banca?. También se espera con ansiedad.