Cuando lo importante no es el discurso

 

Austeridad, y un discurso firme. Es la resaca de un discurso de investidura plagado de intenciones, con pocas sorpresas y con menos concreciones. Comenzaba – Mariano Rajoy – apuntando a la Administración Pública como uno de los principales sectores candidatos a sufrir el castigo de los recortes. De ellos sabemos que no se solaparán unas a otras, que no se aumentará el personal público, que se suprimirán organismos autónomos (agencias y otras entidades públicas), y se acometerá una reducción de los gastos de funcionamiento de la Administración Pública, aunque no sabemos cómo y de que manera, o si afectará a los funcionarios.

Algo más de picante le ha puesto Rajoy a las palabras que le ha dedicado al sector financiero, al menos ha despejado una incógnita. No creará un 'banco malo' que aglutine los activos inmobiliarios tóxicos, sino que obligará a las entidades a declarar sus pérdidas, y provocar así un nuevo proceso de fusiones, “menos entidades, más fuertes” decía Rajoy, que apuesta – cómo los presidente de los grandes de la banca española – por una nueva reestructuración, o por continuar con la que ya está en marcha.

Sin embargo, esto no es más que el esquema del gran castillo de ajustes y medidas, dónde por el momento el futuro presidente del Gobierno, sólo ha puesto los cimientos.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies