Noticias

El mercado quiere devorar al Euro

La crisis de deuda en Europa se agrava. Ya no sólo son los periféricos el objetivo de los mercados. También lo son países como Austria o Francia que cuentan con la triple corona de las agencias de calificación. No es un ataque contra los déficit excesivos, más bien asistimos al intento por poner en jaque a la moneda única. Pero no por culpa de la coyuntura económica -que también- si no por su propia estructura que carece de elementos clave como unidad política y fiscal dentro de los 17.

Este déficit estructural del Euro está provocando que ante los ataques frontales de los especuladores, nadie pueda actuar con medidas contundentes. ¿Y qué queda a partir de ahora? Esperar a que las políticas adoptadas por buena parte de los Gobiernos surtan efecto, y que la fortaleza de la moneda única -que aguanta el tipo frente al dólar- sirvan para que no decaiga el ánimo entre los componentes del mercado europeo.

Desde luego no ayuda la indecisión europea, y de nada sirve que ahora Van Rompuy, Barroso y Merkozy vengan a reclamar la unidad en el seno de los 27, ni tampoco que pidan mayores competencias económicas. Europa, una vez más, llega tarde y ahora sólo puede esperar a que la tormenta amaine para intentar salir a flote.