Noticias

Ni pensar en una alternativa al euro

Personalmente, creo que Grecia votará de manera racional y encontrará algún tipo de solución que le permita mantenerse en la zona euro. Este es un resultado conveniente para todas las partes interesadas. Con posterioridad, considero que habrá un paquete muy significativo de medidas en la zona euro que ayudará a resolver la situación. Se tratará de una combinación de operaciones de préstamo a largo plazo (LTRO), lo que probablemente explique por qué el BCE no recortó los tipos de interés la semana pasada, ya que se retrasó todo recorte para poder efectuarlo en julio. Probablemente haya emisión de eurobonos, pero —sobre todo— habrá una integración fiscal más profunda. El tema que preocupa a todos y, sin duda, lo que ha preocupado al Reino Unido en los últimos 25 años es si habrá una transferencia de soberanía de un Estado individual a un organismo central europeo. Esto inquieta a muchos y podría incluso generar cierta preocupación cuando los países efectivamente caigan en la cuenta de que el ideal europeo implica ceder parte de su independencia interna, especialmente en lo que atañe a cómo administrar su propia política económica.

Mientras tanto, Alemania sufre presiones masivas para que flexibilice su posición: permitir la emisión de eurobonos, permitir que el Bundesbank emita dinero, apoyar al BCE y, básicamente, rescatar a todos. Son intensas las presiones dentro de Europa y en el mundo para que Merkel actúe en ese sentido. Merkel resiste fervientemente esas presiones, y debe hacerlo tanto por motivos
de política interna como en honor a la realidad misma.  Alemania ha hecho lo correcto, ha administrado su economía adecuadamente, ¿por qué debería permitir que todos los demás se comporten indebidamente mientras ellos pagan las cuentas? Eso sencillamente no sucederá.

Como he dicho en varias ocasiones, todos tenemos que administrar nuestras economías del mismo modo. En el transcurso de los próximos 12 meses, llegará el momento en que EE. UU. entienda que todos tenemos que tomar medidas para reducir el endeudamiento. Todos vamos en esa misma dirección, de modo que no creo que esta pérdida de soberanía sea un gran problema, aunque seguramente genere mucho ruido.

A todas luces, el programa de medidas se está negociando entre bastidores, pero todo lo que llega a nuestros oídos son fragmentos dispersos, sin ningún detalle concreto. Y es lógico que así sea, ya que nada de esto puede salir a la luz antes de las elecciones en Grecia, pues sería considerado una interferencia con el resultado de los comicios.

En definitiva, esto se reduce a un paquete de medidas. El euro sigue existiendo, ya que francamente no cabe ni pensar en una alternativa. En medio de toda esta tensión, el panorama se irá aclarando mucho en las próximas semanas cuando se defina qué rumbo habrá de tomar Europa, a lo que se deberá estar muy atento.

Tim Stevenson es gestor del fondo Henderson Horizon Pan European Equity valorado en 1.700 millones de euros.