Pasar factura o pedir cuentas

El presente nos dice que bastaba una llamada al orden, una sola, para que la patronal bancaria cerrara filas en torno a sus valores humanitarios y dijera “campana y se acabó con el asunto de los desahucios. Si eso es así, estamos tardando en asaltar el Congreso por haber permitido que hayan transcurrido 350.000 ejecuciones, 2 suicidios y un intento fallido, hasta que han decidido ponerse a trabajar. Es decir, ganarse el sueldo, que no se nos olvide, pagamos entre todos a escote y sin derecho a regatear.

 

Y si no es así, entonces hay gato encerrado. Ergo, también estamos tardando en tomar el Congreso, como los descamisados tomaron la Bastilla para poner coto a los privilegios de una nobleza pasada de tuerca y de siglo. No es que haga un llamamiento a la desobediencia. Es que no nos dejan más remedio que pasarles factura, o pedirles cuentas. Y ambas se parecen. Peligrosamente, pero se parecen.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies