Opinión

Pescozón para el comisario

Que halcones y palomas, a quien esto firma, la misma suerte le merecen. Nada de daño ni lesiones físicas: un simple pescozón, una colleja simpática de aquí el Arquero Público en plan “qué poca vergüenza tenéis, caraduras”.

La Comisión nos vuelve a decir que España, mejor dicho, sus currantes, mejor dicho, los currantes que todavía tienen empleo, lo que necesitan es jubilarse más tarde, cobrar menos y pagar más impuestos vía IVA. Una de dos, o estos tipos con despacho no se han paseado ni una sola vez por este país, o lo han hecho sin bajarse del coche oficial, la corbata oficial y la dieta y el alojamiento pagados a escote por nosotros su servidumbre legitimada.

Hay una tercera opción, que sí hayan pisado calle y tocado podredumbre, en cuyo caso estarían actuando a conciencia, amurallando aun más el ghetto en el que desearían encerrar a los no pudientes, para quien sabe si un día gasearlos o fusilarlos, aunque sea a base de matarlos de hambre. Como no creo que un comisario llegue a ese extremo, por muy fulano que sea o que se haya vuelto, intuyo que dicen lo que dicen por supina ignorancia. Así que lo dicho, una colleja que lo reconduzca, como a un zagal, para que no hablen a tontas y a locas.