Noticias

Preocupación por el entorno

 

Esta es la noticia de estos días, que se añade a la rebaja que ya hizo otra agencia  de la nota de la misma compañía. Pero merece una pequeña reflexión por lo que supone de pérdida de la marca España respecto a la de empresas que llevan su bandera. Hay una contaminación  que se transmite desde el riesgo soberano al del  tejido empresarial. Ahora resulta que es el todo quien contamina a las partes mientras que, cuando se trata  de las Comunidades Autónomas, son las partes las que contaminan al todo.  Ya sabemos que este no es el primer caso y conocemos el sesgo de actuación de determinadas agencias, pero algo tiene que cambiar para que no se produzcan situaciones así .

Noticias como  ésta, cuyo efecto están perforando la credibilidad de todo el sistema económico,  perjudican  la  percepción que se tiene de los temas españoles. Se necesitan con urgencia criterios de calificación más objetivos. . Pero ello no evita que, desde el exterior,  persistan las dudas sobre nuestra situación en  la que un cambiante día a día, desborda todas las expectativas. También desde el interior percibimos con gran decepción como determinada situaciones que parecían contribuir a generar horizontes de esperanza se suceden sin alterar los indicadores negativos. Ni las elecciones griegas ni la adopción de acuerdos de financiación exterior para el sistema bancario, ni los discursos animosos de los foros internacionales han servido para mejorarlos..

Y, para complementar la noticia,  casi una docena de  empresas del Ibex están (estaban) calificadas  por esta misma agencia con mejor nota que la deuda soberana. Entre ellas, nada menos que los Bancos BBVA y Santander y empresas como Endesa, Iberdrola  o Gas Nataural. La extensión o la extrapolación de los mismos criterios de calificación,  podría propiciar  que las empresas diversifiquen su situación geográfica y, en la medida de lo posible, eviten que en las terrazas de sus sedes se note demasiado el ondear de la bandera española..

Y todo por la dichosa preocupación por el entorno macroeconómico. ¿Hasta cuando?.