Noticias

Productividad. Esa gran desconocida

Teniendo en cuenta que si miramos a España como si fuera una Sociedad Anónima, estamos ante una empresa que está en quiebra técnica, parece que un dispendio de este calibre no nos lo podemos permitir.

Surge ahora la idea -ya puesta sobre la mesa en varias ocasiones- de agrupar las fiestas en torno al fin de semana. De manera que cojamos o viernes o lunes. Buena idea que, sin embargo, puede afectar a otros sectores como el pequeño comercio que argumenta que cuando hay puentes de por medio, sus cifras de ventas se ven considerablemente mermadas. Y no sólo eso, también ellos tienen derecho a poder disfrutar de puentes si lo desean.

Estamos, por tanto, ante un debate necesario pero, al mismo tiempo, estéril. El problema no está en si cogemos 5, 6 ó 7 puentes. Al revés. El quid de la cuestión radica en nuestra competitividad. Según un estudio del Institut National de la Stastistique et des Études Économiques el año pasado, en España trabajamos más que ningún otro país de la Unión Europea y, por si fuera poco, la reducción de su jornada laboral en los últimos 60 años apenas ha caído.

La jornada laboral es de 40 horas, pero son muchos los trabajadores que hacen más horas de las que realmente necesitan. ¿El motivo? Simple y llanamente porque queremos “hacer méritos” ante nuestro jefe. Así de simple. A más horas en el trabajo, mejor. Vamos, la famosa cultura del presentismo.

España necesita cambios profundos en materia laboral. No sólo en cuanto a la legislación, también en cuanto a mentalidad. Debemos vincular nuestro trabajo a los objetivos que se quieren conseguir, y también nuestro salario. Aumentar la productividad trae beneficios empresariales y profesionales, pero también a nivel familiar. Podrá llevarse a cabo una mejor conciliación de la vida familiar y laboral.

La ley es importante, pero mucho más lo es conseguir que nuestra mentalidad empiece a cambiar. La crisis obliga a pensar en nuevos paradigmas de trabajo, organizaciones basadas en tener en cuenta a la persona. Si no lo hacemos, volveremos a tener los mismos problemas que tenemos ahora en unos años.