Noticias

La radiografía de la OIT

Debates todos ellos que escuchamos estos días en España, y que mantienen Partido Popular y Partido Socialista mientras tratan de llegar a un gran pacto de Estado por el empleo.

La cuestión radica ahora en saber con qué contenido y, sobre todo, si con las medidas que realmente necesitan los más de 6 millones de desempleados que hay en nuestro país, ya que muchas voces –y con razón- empiezan ya a hablar de que es la última tabla de salvación de las dos grandes formaciones para salvar el bipartidismo. Sin embargo, pese a que aparentemente tanto unos como otros buscan ese acuerdo, sus hechos y sus palabras demuestran que las posturas son totalmente antagónicas.

Y mientras tanto, el Gobierno sigue a lo suyo. Esperanzado –como decía Rajoy este fin de semana- en los datos del paro del mes de mayo que vamos a conocer mañana, Luis de Guindos asegura ahora que tenemos que empezar a implantar políticas para estimular el crecimiento. Bonitas palabras que llevamos meses escuchando, pero que no se demuestran en la acción del Gobierno que, más bien, hace lo contrario.

Surge entonces la pregunta: ¿Quién manda realmente en el Gobierno? ¿El Ministro de Economía que apuesta por los estímulos o el de Hacienda que es quien apuesta por el recorte y la subida impositiva? Si la respuesta es la segunda, la siguiente pregunta sería la de saber cuál es el papel real que tiene Luis de Guindos en este Gobierno, más allá de la interlocución con Bruselas, que no es poco.

El titular de Economía que apuesta por los estímulos y que emulando a sus predecesores empieza ya a ver los famosos brotes verdes. Lo ha dicho en una entrevista con la cadena de televisión Al Jazeera