Noticias

La razón por la que el paro seguirá aumentando

No es que no lo considere un indicador importante para la medida del crecimiento, es que entiendo que puede inducir a error en cuanto a la valoración de la justa distribución de la riqueza en un país, así como respecto al bienestar real de sus ciudadanos.

Con estas salvedades resulta evidente que el PIB es un indicador económico que permite analizar comparativamente la evolución de la riqueza de un país (o conjunto de países) tanto respecto a si mismo – series históricas – cuanto respecto al resto de los países.

El PIB en definitiva nos permite medir la evolución económica de un país, cuantificando su enriquecimiento o su empobrecimiento. En síntesis podríamos decir que el PIB se encuentra determinado por el consumo interno del país, por la inversión, por el gasto público y por el diferencial entre exportaciones e importaciones.

Como se puede apreciar todas ella son actividades muy directamente relacionadas con el empleo, ya que el incremento de las mismas implicas – independientemente de posibles avances tecnológicos – incremento de personas para la realización de dichos bienes y servicios.

Se encuentra universalmente aceptada la relación entre PIB y empleo. Históricamente, dada la estructura económica de España, se ha entendido que difícilmente se puede crear empleo por debajo de un crecimiento del PIB del 1,5%, si bien algunos analistas sitúan ese umbral de crecimiento por encima de este porcentaje.

En lo que todos coincidimos es que mientras se mantenga el empobrecimiento, es decir porcentajes negativos de PIB, no solo no se creará empleo, ni se mantendrá, se destruirá.

En estos casos no basta con bajar los sueldos para mantener los puestos de trabajo, ya que esta acción se encuentra limitada a partir de un mínimo denominado “salario de eficiencia”, según el modelo Shapiro-Stiglitz, valido principalmente para países desarrollados.

Si comparamos la evolución del desempleo en España, desde 2008, observaremos dicha correspondencia.

 

En estas graficas podemos comprobar cómo incluso en los años 2008 y 2011, de ligero crecimiento del PIB, siguió incrementándose el paro.

Pues para el 2013 el Gobierno ha previsto una caída del PIB del 0,5%, y es la institución mundial más optimista. Desde el Fondo Monetario Internacional hasta el prestigioso instituto alemán IFO, pasando por el Banco Mundial, se estima que nuestra perdida de riqueza estará entre el -1% y el -1,6%.

El crecimiento del paro está garantizado para lo que resta de año, y no acabará ahí la cosa ya que como las previsiones recaudatorias del Gobiernos se basan en una premisa, a todas luces, muy por debajo de la realidad, no solo no se reducirán los impuestos, ante el incremento del déficit se público se “inventarán” otros instrumentos recaudatorios que agravaran el desempleo.

José Barta
5 de marzo 2013