Noticias

Se vaticinan nuevas reformas

Los datos son tozudos y se han empeñado en reflejar, tal y como dice ahora Roubini, que la recesión en España e Italia se profundiza. Para intentar paliar sus efectos Rajoy quiere ahora recuperar el terreno perdido durante las últimas semanas, en las que su Gobierno ha estado centrado en aplacar los ánimos de los inversores. Con el aliento de Bruselas en la nuca, el Ejecutivo quiere acometer nuevas reformas de forma urgente: en el ámbito energético, Administración, unidad de mercado y los organismos reguladores.

Cambios que deben sentar las bases para el crecimiento futuro, y que no van a dar réditos en el corto plazo. Reformas necesarias con las que el Ejecutivo quiere volver a cobrarse la confianza de los mercados. Unido todo ello también a la liberalización de horarios comerciales. De hecho, Comercio va a obligar a implantar en más de una decena de ciudades zonas de interés turístico, donde exista libertad de horario comercial. Avances para la liberalización que permitan también aumentar el número de festivos abiertos. Y todo ello para intentar ganar un cierto margen de competitividad para nuestra economía.

Reformar la energía, la administración, los horarios comerciales, la unidad de mercado y los reguladores es básico. Pero no debe olvidar el Gobierno que la empresa sólo funciona con crédito, y de eso por ahora poco. De ahí que debiera plantearse de manera seria la posibilidad de rebajar cotizaciones a la seguridad social