Noticias

Europcar: El diálogo social es competitivo

Mariano Ballesteros, director de RRHH de Europcar, destaca que en momentos de crisis la innovación y la creatividad han marcado la gestión de los recursos humanos. Apuesta por priorizar “el diálogo social y el convenio colectivo” para que se constituya como “una herramienta competitiva”, a pesar de reconocer que las negociaciones son complicadas en tiempos de recesión porque requieren diálogo, comunicación y transparencia. Ballesteros anima a las compañías a que consigan que los trabajadores sean “socios dentro del ámbito de la empresa”. Como ejemplo, recuerda el pacto alcanzado en 2012 con los representantes de los trabajadores de  Europcar por el que  se vinculaba a los trabajadores con el Ebit. "Se ha alcanzado la cifra y los trabajadores han conseguido una paga", aclara. En una eficaz gestión de los recursos humanos, el director del departamento de Europcar considera imprescindible que la empresa esté en continúa comunicación con los trabajadores y lleve a cabo una gestión transparente.

A su juicio, la parte variable del salario adquirirá mayor importancia marcando la tendencia futura:"Trabajar en función de variables e incentivos, coge cada vez más importancia que la retribución fija”, ha aclarado.

Más de cinco millones de parados en España y desde el departamento de Recursos Humanos de Europcar animan a que los desempleados mantengan buena actitud, no abandonen la formación y no renuncien a nada: “la persona que no tenga trabajo debe establecer una disciplina como si estuviera trabajando, porque su trabajo es encontrar empleo. No hay que renunciar a nada, incluso se debe contemplar trabajar fuera de España”.

Europcar es una compañía formada por 800 personas, que aumenta hasta las 1000  si se tienen en cuenta las personas contratadas a tiempo parcial. El perfil del trabajador de la compañía, según Ballesteros, es el de estar comprometido con el cliente, porque -dice- es la directriz fundamental de la entidad y comprometidos, a su vez, con el resultado.Técnicamente deben estar formados en inglés y estar familiarizados con las tecnologías y la innovación. Ballesteros cree que la formación en idiomas y las experiencias internacionales  "nos hace madurar personal y profesionalmente", por lo que a su juicio, deberíamos habituarnos desde pequeños a ser "ciudadanos del mundo".