Noticias

La importancia de las zonas verdes

Núria Caba i Calbet es jefa de Contrata de Jardines de l’Hospitalet de Llobregat, del Departamento de Jardines de la delegación de Catalunya I, de Fomento Construcciones y Contratas y considera que las reclamaciones de los ciudadanos en su mayor parte van dirigidas hacia la calidad de los parques y jardines. Los ayuntamientos sacan a licitación y concursos toda la gestión relacionada con las zonas verdes en los municipios y desde FCC advierten que se ha visto “mermada la oferta porque hay una concentración de los servicios concursados”. Cree que junto a la tecnología, la eficiencia es lo más importante para la gestión de parques y jardines en las ciudades. Caba i Calbet apuesta por la tecnología como parte fundamental para el mantenimiento. Es el caso de la maquinaria en temas de siega utilizada en el Ayto de Hospitalet de llobregat, con la que se consigue generar menos residuos y el trabajo de la maquina es “más rápido”.

En un momento en que se trata de hacer más con menos, destaca como algo imprescindible la importancia de que no se vea afectado el servicio.
 
Por parte de la Administración, Manuel Salguero, concejal de Urbanismo, Medio Ambiente y Transporte del Ayuntamiento de Valdemoro considera fundamentales las zonas verdes como factor de calidad de vida de las ciudades. En el caso de Valdemoro, la gestión se ha llevado a cabo durante mucho tiempo y “es un espacio muy sano en zonas verdes”. De hecho, la localidad cuenta con 1.200.000 m2 de zonas verdes, aproximadamente 20 m2 por habitante, una cifra superior a la que recomienda la Organización Mundial de la Salud (entre 10 y 15 m2/habitante).

Destaca el parque que rinde homenaje a las víctimas del terrorismo consta de 6800 metros cuadrados y se auto abastece a nivel energético y de riego (tiene paneles solares y recoge el agua fluvial).
 
“La partida presupuestaria destinada al mantenimiento de parques y jardines en Valdemoro se ha visto reducida en un 12% aproximadamente”, asegura Salguero, quien advierte que el consistorio destina 4.300.000 euros, tratando de que no haya un descenso en la calidad de estos espacios. Cree que es momento de reducir los recursos económicos sin que haya un descenso en la calidad para los vecinos.
  
Francisco Gómez Lopera, catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia, destaca la necesidad de reducir el concepto “calidad de vida” a la palabra confort. Cree además que el sistema de fuentes diseñado en las ciudades es importante haciéndolo de una forma sostenible.
 
Miguel Ángel Capilla Esquitino, concejal del Ayuntamiento de Altea, cree que se han reducido los fondos destinados al cuidado y mantenimiento de parques y jardines. Aunque considera que se ha flexibilizado en el actual momento de recesión, ya que se busca inversiones más eficaces para su mantenimiento. Puntualiza como algo básico, la elección de las plantas en las ciudades, ya que dependiendo de la zona geográfica debería elegirse una especia que sea la adecuada ante el clima y no suponga un gasto insostenible.

HUERTOS ECOLÓGICOS URBANOS
 
Desde Altea están intentando integrar las zonas peri-urbanas como parte de la transferencia de la zona rústica y urbana.  Un proyecto que según Capilla Esquitino, está diseñado para aprovechar las zonas cercanas a las ciudades mediante un programa de cesión: “se sugiere al propietario de la finca que ceda el uso a una persona que ocupa el huerto temporalmente sin adquirir derechos sobre el huerto. Así se consigue una zona verde, cultivada y no queda abandonada”. Este programa ayudará a fomentar la formación ecológica y cuenta con interesantes ventajas para el propietario que “deja de invertir dinero en el mantenimiento en una parcela no cultivada”, mientras que el Ayuntamiento se encarga de adecuar el terreno y llevar el proceso administrativo.  El coste para el consistorio no supera los 100 euros por usuario.