Noticias

No al pago por uso en carreteras

Victoriano Sánchez Barcaiztegui, secretario autonómico de Infraestructuras y Transporte de la Generalitat Valenciana, considera necesario uniformidad para toda España en lo que a infraestructuras por carretera se refiere. Cree que las autonomías han construido en los últimos años, cuando “con las mismas características técnicas hay autovías y carreteras” en las que no se paga. Lo considera una distorsión en el mercado.

En la misma línea opina Rafael Barbadillo, presidente de la Federación Española empresarial de Transporte de Viajeros (Asintra),  al advertir de que el pago por uso podría repercutir en el sistema productivo español: “El sistema productivo español está basado en la carretera por lo que si se introducen nuevas cargas impositivas a la carretera podemos hacer que la competitividad económica se vea mermada. Un hecho que se trasladaría al resto de economía del país y lo pagarían los usuarios finales”.

Desde la Asociación Española de la Carretera (AEC), su director general, Jacobo Díaz Pineda, añade que el ciudadano “no va a aceptar de manera razonable este planteamiento”. Además duda de que los impuestos recaudados tuvieran el objetivo de mantener y conservar las carreteras.

Para Barbadillo el cobro por uso de las carreteras tiene un “objetivo recaudatorio” y Díaz Padilla reconoce que la AEC ha estudiado la viabilidad de un modelo de impuesto para que no sea costoso para todos los usuarios. Considerando que la circulación media de un ciudadano está en los 12.500 kms al año, “se podrían poner gratuitos esos primeros 12.500kms y a partir de ahí, pedir un pago complementario”. Un razonamiento basado en “el que más usa la carretera, es quien más se beneficia” por lo que entienden que debería pagar más.  Entre otras opciones que barajan desde la Asociación Española de la Carretera es hacer que las carreteras sean gratuitas por la noche, algo que -advierten- sería beneficioso para el transporte de mercancías por carretera.

Unas propuestas compartidas por Asintra y la Generalitat Valenciana , desde donde reclaman una compensación impositiva si se implanta la Euroviñeta. Recuerdan la necesidad de redistribuir el costo para que “el que más lo use, más pague a cambio de eliminar otros impuestos”.