Noticias

OCDE: “España necesita un superávit primario anual del 2% para reducir la deuda”

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) calcula que España necesita registrar un superávit primario medio de alrededor del 2 por ciento entre 2014 y 2040 para lograr que su deuda pública se reduzca hasta un nivel “prudente”, que sitúa en torno al 50 por ciento del PIB.

En un informe, la organización dirigida por Ángel Gurría reclama a los Gobiernos mundiales que establezcan “objetivos de deuda prudentes” para garantizar que las finanzas públicas ayudan a promover la estabilidad y el crecimiento económico.

Según sus cálculos, teniendo en cuenta varios criterios, como la eficacia de la política fiscal o los vínculos entre la deuda y la provisión de infraestructuras públicas, una deuda bruta por encima del 80 por ciento del PIB tiene consecuencias “perjudiciales” para el crecimiento.

En esta línea, la OCDE define una “zona de peligro” en la que comienzan a notarse los efectos negativos de la deuda, que en el caso de los miembros de la OCDE con elevados ingresos sitúa entre el 70 por ciento y el 90 por ciento del PIB y en los países emergentes entre el 30 por ciento y el 50 por ciento.

Para los países de la eurozona, cree que el umbral se enmarca entre el 50 por ciento y el 70 por ciento, dada la falta de control de los países sobre la política monetaria, la ausencia de una puesta en común de la deuda, la cláusula de no rescate, la mayor dependencia de la financiación extranjera y las dificultades para ajustarse a posibles ‘shocks’.

La Organización equipara la situación de España a la de otros países de la eurozona como Grecia, Irlanda, Italia y Portugal, economías que necesitan generar grandes superávit primarios y que se enfrentan a una gran incertidumbre de las dinámicas de deuda.

En su opinión, esta incertidumbre puede ser reducida con un senda de evolución de la deuda marcada, garantizando que cualquier desviación del balance primario por una mayor debilidad económica es “temporal”. “Debido a la incertidumbre en las dinámicas de dueda, tienen poco espacio para mitigar los riesgos de la recesión con política fiscal”, avisa.

En este sentido, calcula que Japón es el país que necesita un mayor superávit primario  hasta 2040, casi un 6 por ciento de media anual, para lograr una deuda sostenible, seguido de Grecia (algo menos del 5 por ciento); Italia, Irlanda y Portugal (algo más del 3 por ciento) y España (algo menos del 2 por ciento).

Respecto a los objetivos de deuda prudentes, varían del 35 por ciento del PIB que deben alcanzar Grecia e Irlanda al 75 por ciento de Reino Unido o Estados Unidos, diferencia que se basa en su diferente exposición a posibles ‘shocks’ y su capacidad para absorberlos.

Altos niveles de deuda

La economista jefe de la OCDE, Catherine L. Mann, ha señalado que, debido en parte al lento crecimiento económico, la deuda de los Gobiernos ha aumentado “con fuerza” durante la reciente crisis, hasta alcanzar una media en la OCDE del 111 por ciento del PIB en 2013, su nivel más alto desde el periodo posterior al Segunda Guerra Mundial.

“Nuestra investigación muestra que estos elevados niveles de deuda tienen un impacto negativo en la economía. Unos objetivos prudentes de deuda en el medio plazo suponen una herramienta de compromiso que puede devolver la confianza a los mercados, reducir la prima de riesgo y, lo que es más importante, permitir el uso de políticas fiscales activas para estabilizar y hacer crecer la economía en el corto plazo”, añade.

La OCDE calcula que los objetivos prudentes de deuda varían en función deben tener en cuenta la variables macroeconómicas y ser específicos para cada país, pero de media deben ser 15 puntos porcentuales inferiores a los umbrales marcados.

Europa Press