Destacado Opinión

Otra semana de máximos

Rodrigo García es Analista de XTB

El Ibex cierra una semana en la que su rendimiento fue en todo momento de menos a más. Las revalorizaciones que ha tenido el selectivo español desde la jornada del martes hasta el viernes, anularon las fuertes caídas de la sesión del lunes e hicieron que el Ibex presentase nuevamente un cierre semanal prácticamente plano. Las fuertes subidas del jueves han vuelto a marcar un máximo anual, esta vez en los 10.534 puntos.

Si hablamos de valores concretos, tan sólo Mediaset y Meliá han tenido un comportamiento destacado, anotándose subidas de más de un 1%. En la parte baja, Indra, Amadeus y Arcelor Mittal sufrían los mayores retrocesos con caídas que superan también el punto porcentual. Cabe destacar además el movimiento de Gamesa anticipando el fuerte dividendo que distribuirá la próxima semana. De todas formas, la remuneración al accionista del próximo día 11 anulará con creces el efecto negativo del movimiento de Gamesa en esta semana. Fuera del Ibex, el desastre de Abengoa sigue copando todos los titulares.

Esta semana estaba de actualidad la salida a bolsa de la empresa de ingeniería Gestamp. Los inversores recibían a la compañía con cautela y el valor cerraba un cierre prácticamente plano en su debut bursátil. Aunque las perspectivas son muy buenas y el negocio de la firma es realmente sólido, preferimos que exista un histórico de cotización importante antes de lanzarnos a plantear un escenario para la compañía. Preferimos dar tiempo a que los inversores asimilen el valor y a que el mercado lo lleve a su precio.

Durante esta semana, el conjunto de los mercados mundiales se ha movido con moderada volatilidad. Sin grandes sorpresas en los cierres semanales, las Bolsas del sureste asiático y Latinoamérica han sido las únicas que se apuntaron números verdes mientras que Wall Street, Dax y MIB se anotaban las peores actuaciones. En la zona media y prácticamente planos se presentaban, aparte del Ibex ,la inmensa mayoría de índices europeos y Oceanía. Los mercados no pasaron por alto el cambio de política de Estados Unidos con respecto a Siria. Tras las primeras noticias del conflicto, activos refugio como el oro y el yen se apreciaban mientras que las bolsas experimentaban retrocesos. Por su parte, el petróleo, activo estratégico en la zona, cotizaba al alza. Tampoco ha sido del gusto de la renta variable el dato de empleo de Norteamérica. A pesar de la tasa de desempleo ha bajado hasta el 4,5%, la creación de empleo no agrícola ha traído las dudas a los inversores.

Para la semana que viene, seguiremos muy de cerca los conflictos de Oriente próximo y cómo éstos puedan afectar al conjunto de los mercados financieros mundiales. En nuestra opinión, el Ibex continuará moviéndose entre la franja de los 10.300 y los 10.600 puntos. Solo un giro drástico en los acontecimientos supondría un revés importante para las bolsas.