Nacional

Beber Gin Tonics, los bebemos… pero en casa

Siete de cada diez españoles compra solo productos básicos, siendo la pasta y el arroz lo que más compramos. Aunque eso sí, nos permitimos algún capricho (que no lujo) y no nos privamos del gin tonic. Así se desprende de la primera edición del estudio Nielsen 360º, que anualmente analizará las tendencias de los mercados de gran consumo y del consumidor en España.

El responsable de nuevos negocios de Nielsen, Alfonso Delgado, ha explicado esta mañana en el programa de Arturo Criado en Gestiona Radio, Primera Hora, algunas conclusiones del estudio. Delgado asegura que la subida de impuestos, los recortes de salarios y los altos niveles de desempleo, están detrás de estos cambios en los hábitos de consumo. “Cada vez tenemos menos dinero y por ello lo controlamos muchos y lo gastamos en lo básico, nos quitamos los lujos”.

Pero, como aseguran desde Nielsen, el gin tonic es el producto de moda. Y se puede apreciar en que el consumo de todos los demás refrescos y bebidas alcohólicas ha descendido, excepto en el caso la tónica y la ginebra, que cada vez se consumen más. “Si no nos lo podemos gastar en el bar, compramos para hacer el gin tonic en casa. Es consecuencia de los menores ingresos. Hacemos la fiesta en casa”.

De hecho, la hostelería ha salido con la crisis, ya que este sector perdió 6.923 establecimientos en 2013 y, por categorías, los más sacrificados fueron los bares y cafeterías, al desaparecer 3.063 locales. Además los locales de ocio nocturno descendieron en 1.625 establecimientos, sufriendo el mayor descenso en términos relativos. Tampoco se libran hoteles y restaurantes: 1.316 tuvieron que cerrar.

Alfonso Delgado también explica que la coyuntura actual ha hecho que cambien nuestros hábitos de consumo de manera radical, hasta el punto de no tener nada que ver con lo que consumíamos hace 10 años. Actualmente, somos unos consumidores cada vez más exigentes y cada vez más profesionales. Hoy en día, la exigencia en cuanto a calidad es una valoración entregada al fabricante, y además, exigimos que el cuidado del medio ambiente sea parte del producto que compramos, según Delgado.

A día de hoy, 9 de cada 10 hogares planifica las compras, y en esa planificación 7 de cada 10 están buscando promociones y ofertas, para comprar una cesta de la compra más barata y adaptada a sus necesidades y quitar los lujos de esa cesta que planifican, aunque, según explican desde Nielsen, casi todo el mundo reconoce que, al final, incluye algo más “no planificado” en su cesta.

Además, compramos más en los supermercados, donde conocemos mejor las ofertas. Estos establecimientos concentraron un 72% de la venta de gran consumo, creciendo más de un 2% sobre el año anterior. Por su parte, hipermercados aglutinaron el 16% de las ventas, mientras que los que se llevaron los resultados negativos fueron los establecimientos de menor tamaño y oferta comercial.

Estos cambios tan notables en los hábitos de consumo de los españoles, también han influido en los resultados empresariales de las compañías del sector alimenticio. Si nos fijamos en las cotizadas, la cadena de distribución Dia consiguió aumentar su beneficio en 2013. La compañía cerró el ejercicio con un crecimiento del beneficio neto ajustado del 11,7%, hasta los 227,7 millones, mientras que su beneficio neto atribuido creció un 32,5%, hasta 209,3 millones.

Por el contrario, Ebro Foods, del mercado continuo, redujo un 16% su beneficio neto de 2013, hasta los 132,7 millones de euros. Hay que tener en cuenta que la compañía es líder mundial en el sector del arroz y segundo fabricante mundial de pasta, dos de los productos que, según Nielsen, más consumimos en este momento. Pero en este punto también hay que tener en cuenta que preferimos los productos frescos (un tipo de producto en el que gastamos más de 14.000 millones de euros en 2013, un 2,5% más que en 2012) y también los de marca blanca, que ocupan el 38% del espacio en la nevera y la despensa, un 1% más que en 2012.

En el mismo sentido, Campofrío, que también cotiza en el continuo, redujo su beneficio neto un 19,1% en 2013, hasta los 12,7 millones de euros, frente a los 15,7 millones de euros registrados en 2012, a causa del incremento del precio de las materias primas.