Empresas

Pedro Espinosa: La marca España tiene muy buena aceptación porque vincula nuestro producto a lo saludable

¿En qué se parecen la luz o el petróleo y el yogur helado?…

La luz natural y el petróleo son recursos naturales. Nuestro yogur helado es natural y, por tanto, uno de los alimentos más sanos y recomendables en el mundo gracias a sus bondades y a su alto valor nutricional.

Provienes de una familia de tradición heladera, ¿cómo se lo tomaron en casa?

Desde pequeño crecí con la idea de emprender y de montar mi propio negocio. Quería hacer algo nuevo dentro del negocio familiar, y aposté por un enfoque innovador para un producto maduro, con visión y rapidez de desarrollo en España y mercados internacionales. Mi familia siempre me ha apoyado en mis decisiones, y creyeron en mí para comenzar con el proyecto de Llaollao.

De una tienda en Denia hace 5 años a 180 locales, 80 de ellos en 25 países, ¿cuál es el secreto?

Creo que ha sido la mezcla de diferentes factores: innovación constante, oferta de productos sanos y de calidad y un modelo de negocio que encaja con cualquier tipo de público y en cualquier cultura.

Y además creáis empleo, en concreto este verano habéis reforzado la plantilla con un 70 por ciento más de empleados…

El yogur helado es un producto con muy buena aceptación durante cualquier época del año, si bien es cierto que durante los meses de verano su consumo se cuadruplica y tenemos que satisfacer la demanda con empleados temporales.

En todo este proceso, ¿os han servido de ayuda medidas como la tarifa plana o los incentivos fiscales para emprendedores que ha puesto en marcha el actual Gobierno?

Llaollao no ha solicitado ninguna ayuda a la Administración ni tampoco nos hemos beneficiado de ningún incentivo fiscal.

En la línea de la pregunta anterior, ¿qué necesitan los emprendedores por parte de la Administración, menos trabas quizá?

Cuando una persona inicia un proyecto empresarial propio pone en riesgo su dinero y su tiempo. Lo último que necesita es perder tiempo y energía en buscar ayuda en lugar de dedicárselas a su proyecto. Tiene que ser la propia Administración, a través de diferentes medios, la que ponga esas ayudas sobre la mesa o la que ponga esas facilidades.

En vuestro caso, ¿habéis percibido esa leve recuperación de la economía?

Vamos percibiendo una recuperación y eso se demuestra en el hecho de que seguimos abriendo locales en España y en el extranjero.

Y en el caso de los bancos, ¿empieza a fluir el crédito?

Como decía anteriormente, poco a poco nos vamos recuperando, pero aún es necesario que fluya más y mejor el crédito de los bancos.

Reunís todos los requisitos del buen emprendedor: innovación, esfuerzo, resiliencia, diversificación, e internacionalización… Hablando precisamente de esto último, ¿ha sido la apuesta por los mercados exteriores lo que os llevó en plena crisis a crecer un 800 por cien?

Tras el éxito tenido en España, hubo un gran interés por trasladar este concepto a otros mercados internacionales, por eso apostamos abrir espacios en países vecinos como Portugal, Marruecos o Francia y, una vez constatado el buen funcionamiento en estos países, nos lanzamos a destinos más lejanos como Chile, Arabia Saudí, Singapur o China.

Tenéis presencia 26 países de todo el mundo… ¿Cuál ha sido el país o la región en el que os ha costado más implantaros?

En realidad los países donde estamos presentes son muy distintos entre sí. La cultura y los hábitos de consumo de China, Francia y Chile, por ejemplo, son considerablemente diferentes. No obstante en todos estos países hemos tenido una buena acogida, lo que nos hace reafirmar que nuestro producto no tiene fronteras. También es cierto que en los países fuera de la Unión Europea los trámites y demás son diferentes a los de Europa, pero lo hemos solventado con éxito.

¿Por qué Latinoamérica y qué ventajas ofrece este mercado a las pymes españolas?

Latinoamérica es una región estratégica en la expansión internacional de llaollao por su gran potencial de crecimiento. México, Brasil y Argentina, entre otros países, promueven e impulsan la creación de negocios propios y ven en las franquicias una oportunidad real de autoempleo.

Vuestra ‘pica en Flandes’ es China, donde recientemente habéis abierto cinco nuevos establecimientos en Pekin ¿cómo se consigue conquistar el paladar de los chinos?

El yogur helado es un producto para todos los públicos. Es rico, saludable y eso se aprecia en cualquier país. En China contamos actualmente con 8 locales, que iremos aumentando hasta 80 en los próximos tres años a través de un socio local. En Asia en general y China en particular se aprecia mucho que sea un ‘frozen yogur’ con sello español.

¿Qué previsiones de expansión en Asia?

Tenemos previsto abrir 50 tiendas el próximo año en Asia, lo que equivale a una tienda a la semana.

¿Cómo nos ven a los españoles desde los mercados exteriores?

En Europa la marca España tiene muy buena aceptación porque vinculan nuestro producto a lo saludable, fresco y cultura mediterránea. Fuera de Europa, como Latinoamérica y Asia, tienen muy buena reputación las marcas europeas, y así nos lo han confirmado nuestros socios en estos países.

Háblame del modelo masterfranquicia, porque es el que habéis empleado para continuar creciendo…

Buscamos socios locales, a quienes transmitimos nuestro concepto de negocio y nos dejamos asesorar por ellos, ya que son quienes mejor conocen el país donde viven.

¿Cuánto cuesta ser franquiciado de llaollao?

En España, a partir de 54.000 euros, sin obra civil.

Redacción DF