Destacado Economía Internacional Noticias Opinión Política

¿Podrá sobrevivir la Unión Europea?

El 25 de marzo de 1957, con la sombra de la segunda guerra mundial aún pendiendo sobre ellos, seis países europeos firmaron el tratado fundador de un nuevo tipo de club internacional. La Unión Europea, a medida que el club creció, logró el éxito en una escala que sus fundadores apenas podrían haber imaginado, no sólo apoyando la paz en el continente, sino creando un mercado único, así como una moneda única, y se expandió de seis miembros a 28. Sin embargo, mientras los líderes europeos de hoy se reunían en Roma este fin de semana para celebrar el 60 aniversario, saben que su proyecto tiene problemas.

Las amenazas son tanto externas como internas. Internamente, los defectos que se hicieron evidentes en la crisis del euro aún no han sido subsanados. El prolongado dolor económico ha contribuido a un hundimiento del apoyo a la UE. Los populistas, los partidos antieuropeos están atacando la existencia misma de la UE -Al menos en Francia, donde Marine Le Pen está haciendo una incómoda campaña presidencial, aunque es poco probable que la líder del Frente Nacional gane en mayo. El resultado más dramático de la reacción anti-UE hasta ahora es el Brexit. La primera ministra británica, Theresa May, no estuvo en Roma para la fiesta de cumpleaños; El 29 de marzo planea invocar el artículo 50 del tratado de la UE para iniciar el proceso de separación. Las negociaciones sobre la salida de Gran Bretaña consumirán mucho tiempo y energía en los próximos dos años; Perder un miembro tan grande es también un enorme golpe a la influencia del club y su credibilidad.

Las presiones externas son igualmente graves. La crisis de los refugiados ha disminuido, pero principalmente gracias a un acuerdo desagradable con Turquía. Una Rusia muy agresiva con Vladimir Putin y Donald Trump, un presidente estadounidense que no está entusiasmado con la UE y la OTAN, hacen que este sea un momento terrible para que Europa se presente débil y dividida. El hecho de que un proyecto creado para apuntalar la seguridad de la posguerra en Europa admita al mismo tiempo que su seguridad está amenazada es una ironía amarga. También es un recordatorio de cuánto está en juego si Europa no se arregla.

Una Unión nunca más cercana

La respuesta tradicional de los entusiastas de la UE a tales desafíos es presionar para un salto atrevido hacia una unión más cercana. Se sostiene entre los líderes europeos que el euro lo necesita para tener éxito. Del mismo modo, dicen, el centralismo debe asumir más poderes para permitir a la UE fortalecer sus fronteras exteriores y asegurarse de que hable con una voz fuerte a Putin y Trump. Sin embargo, la evidencia es que ni los votantes europeos ni sus gobiernos electos quieren esto. En todo caso, la opinión pública favorece lo contrario.

Si una unión cada vez más estrecha no es posible, otra tradición de Bruselas es simplemente confundirse. La crisis del euro ha pasado de lo peor, la inmigración ha alcanzado su punto máximo y el Brexit será su ocupación primordial de aquí a dos años. Si, después de las elecciones de este año, Emmanuel Macron es el presidente de Francia junto a Angela Merkel o Martin Schulz como canciller de Alemania, el club estaría bajo un firme liderazgo pro-UE. Sin embargo, la confusión tiene riesgos propios. Una nueva crisis financiera que volvió a alterar el euro, o la elección de otro gobierno comprometido con un referéndum sobre la adhesión a la UE o al euro, podría desgarrar al sindicato.

¿Hay una mejor alternativa?

La respuesta  es perseguir, más formalmente que ahora, una UE más flexible. En el caso de la eurodifusión, esto significa adoptar un sistema de “múltiples velocidades”, con países de una Europa mucho más amplia que participan en diferentes grados en sus políticas, y que pueden pasar de un nivel a otro con relativa facilidad.

El gran desgarro británico

Ha habido recientemente un interés en la noción de una Europa “multi-velocidad”. Pero lo que la mayoría de los líderes de la UE quiere decir con el término es que los miembros principales deben ser capaces de llevar a cabo políticas comunes en áreas como la defensa, la política fiscal o de bienestar; Implica que todos los países se están moviendo hacia el mismo destino. El continente se compone de 48 países y 750 millones de personas, no sólo los 28 países y 510 millones de personas en el club, y aún menos los 19 y 340 millones en el euro.

El núcleo de Europa serán aquellos países que comparten la moneda única. Para resolver los males del euro, necesitan más integración e instituciones compartidas -desde una unión bancaria adecuada hasta un instrumento de deuda común. El siguiente nivel comprendería un grupo más flojo que ahora de los miembros de la UE que no están dispuestos a aceptar el sacrificio de soberanía necesario para unirse al euro, algo que algunos no harán durante muchos años, y tal vez nunca.

Más allá de eso, una Europa de varios velocidades debe acomodarse a países muy diferentes. Eso significa una mentalidad cambiada más que los tratados cambiados: en el lenguaje de los eurócratas, aceptando un menú que es a la carta, no de tarifa única. Esto es un anatema en Bruselas, donde la idea de que usted pueda escoger y elegir los pedazos de la UE que a usted le apetezcan no es de su gusto, pero es lo que los europeos cada vez quieren. Países como Noruega o Suiza tal vez deseen estar estrechamente vinculados al mercado único europeo. Otros, como Gran Bretaña, pueden no estar dispuestos a aceptar las normas del mercado único, pero todavía desean operar lo más libremente posible con la UE. Podrían buscar un papel más importante en otras áreas como la defensa y la seguridad. Y lugares como Turquía, los Balcanes occidentales, Ucrania y Georgia podrían preferir un estatus asociado similar en lugar de la situación insatisfactoria de hoy, donde se les dice que son elegibles para ser miembros de pleno derecho, pero saben que nunca se les permitirá unirse.

Para seguir adelante, una Europa de varios niveles debe ser pragmática en cuanto a las reglas que cada nivel implique. Los que pertenecen al grupo exterior podrían no aceptar la libre circulación de personas, por ejemplo, pero eso no es motivo para impedir su acceso al mercado único de la UE. Tampoco debe haber un estigma de categoría de segunda categoría para los que están fuera del núcleo: después de todo, son Dinamarca y Suecia, dos de los países más exitosos de Europa. Deberían encontrarse caminos para que los países con influencia militar o diplomática (por ejemplo, Brexit Gran Bretaña) se unan a las políticas extranjeras y de defensa.

Para que el proyecto europeo sobreviva otros 60 años, la clave es la flexibilidad, en ambos sentidos. Al igual que Gran Bretaña abandona la UE, otro país podría abandonar el euro un día. Cualquier paso de este tipo será difícil de manejar. Pero si el Club no puede aceptar la diferenciación, enfrenta el riesgo de desintegración.