Economía

¿Qué buscan los trabajadores en una empresa?

El salario vuelve a la primera posición tras la crisis

Los tiempos cambian, las empresas y sus recursos humanos también. Y es que en una misma compañía conviven hasta tres generaciones, con sus diferencias y similitudes. Sin embargo hay algo que siempre prima entre los demandantes, la remuneración salarial.

Según el informe ‘Employer Branding’ elaborado por Randstad, el 63% de los trabajadores afirman que el salario es el principal factor a la hora de elegir una empresa. Su cuantía determina la calidad de vida que llevarán, tanto a nivel personal como familiar, pero la importancia que se le da depende del grado de cualificación de los trabajadores. Asimismo, es el factor determinante para decidirse por una u otra empresa en las personas con menor nivel de formación y aunque también se fijan en ello los titulados universitarios tienen en cuenta  otras cosas como la gestión empresarial, la conciliación con la vida personal y el contenido del trabajo.

Pero la demanda de un aspecto u otro varía también con la edad. Mientras que aquellos trabajadores con edades comprendidas entre los 45 y 64 años buscan laborar en empresas sanas a nivel financiero y en las que les retribuyan con mayor salario, los más jóvenes se decantan por aquellas en las que pueden seguir formándose y les den oportunidades de carreras internacionales.

Cambio de paradigma

Aunque actualmente es el factor principal, el salario no siempre ha sido aquello en lo que se han fijado los trabajadores. Durante los años de la crisis éste pasó a un segundo plano y se situó en el primero la estabilidad y permanencia en la empresa, factores que, como señala el informe de 2016, están perdiendo fuerza.

Pero esta permanencia depende del nivel de estudios de los trabajadores. Las tasas de paro descienden cuanto más alto es el grado de formación, una afirmación que se demuestra con las diferencias entre unos y otros. El desempleo en aquellos que sólo tienen estudios básicos (primaria) es del 30%, más del doble de aquellos que portan una titulación universitaria bajo el brazo (12%).

Poca formación

Un título es una carta de presentación bastante importante, pero en el día a día lo que prima es la formación. Es fácil de entender pero “no estamos ante la generación mejor formada de la historia”, explicó Rodrigo Martín, presidente ejecutivo de Randstad en España.

Insiste en que los demandantes de trabajo en nuestro país están poco formados y eso repercute, a largo plazo, en la riqueza económica. Es un desajuste de talento que no se produce simplemente en España, sino en todo el mundo, y un problema para la que no hay una solución global. Es por ello que Martín insiste en la necesidad que tiene España de ser atractivo para atraer a trabajadores cualificados de todos los países.