Nacional Política Sectores

Rajoy considera el descenso del paro una muestra de que “estamos ganando la batalla en lo económico”

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, afirmó hoy que la bajada del paro en 14.688 personas en noviembre demuestra que “estamos ganando la batalla en lo económico” gracias a las reformas emprendidas en lo que va de legislatura.

Rajoy lanzó este mensaje en un discurso ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP, reunido esta mañana en Madrid a puerta cerrada para analizar la situación política actual y definir la estrategia política para los próximos meses.

En su intervención, Rajoy adujo que los datos de empleo registrados en el mes de noviembre “son unos buenos datos” y “sirven de estímulo para seguir trabajando” durante el año que queda de legislatura.

Así lo explicó al menos la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en la posterior rueda de prensa, donde indicó que Rajoy expuso en su mensaje que el paro acumula una bajada del 6%, mientras que en 2011, el último que gobernó José Luis Rodríguez Zapatero, el desempleo “crecía al 8%”.

“SIRVEN DE ESTÍMULO”

“Son unos buenos datos que sirven de estímulo para seguir trabajando y que nos hacen suponer y nos hacen ver que estamos ganando la batalla en lo económico”, destacó tras enumerar un conjunto de datos sobre la evolución de diversos sectores.

Rajoy esgrimió que ahora hay 402.000 personas más afiliadas a la Seguridad Social que hace un año, que la venta de automóviles ha subido 17%, que la Bolsa de Madrid acumula un ascenso del 11%, que también sube el comercio al por menor y que los bancos ofrecen ahora hipotecas “en mejores condiciones” que años atrás.

Con todo esto, indicó que “la economía española sigue siendo a mucha distancia la mayor preocupación de los españoles” y sigue siendo el “objetivo número uno de legislatura” para el Gobierno de España.

Recordó que cuando el PP llegó a La Moncloa en 2011, España se encontraba “al borde de la quiebra, del rescate y de la salida del euro”, mientras que ahora se financia a tipos de interés muy reducidos y cuenta con una inflación “muy baja” que permite más disponibilidad económica a las familias y a las empresas.