Política Sectores

Rajoy no se pronuncia sobre la dimisión de Ana Mato

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, omitió este jueves cualquier referencia directa o indirecta a la dimisión de la ministra de Sanidad, Ana Mato, por su relación con el ‘caso Gürtel’ y adujo que el nuevo paquete de reformas contra la corrupción “no pretende salir al paso de escándalos coyunturales”.

Rajoy compareció ante el Pleno del Congreso de los Diputados para dar cuenta de las medidas que el Ejecutivo está adoptando para luchar contra esta lacra y anunciar nuevas reformas para endurecer la persecución a los corruptos.

En discurso inicial, presentó una “reforma ambiciosa” para combatir a los corruptos y limpiar la imagen de las instituciones públicas ante los numerosos escándalos aparecidos en esta legislatura, como el ‘caso Gürtel’ o los papeles del extesorero del PP Luis Bárcenas que han salpicado a su formación.

Rajoy adujo que el nuevo paquete de medidas contra la corrupción que ahora propone “no pretende salir al paso de escándalos coyunturales”. “No se conforma con adoptar un puñado de medidas aisladas, por acertadas que fueran. No se limita a movilizar a un sector de la Administración. Nada de eso señorías: lejos de todo interés coyuntural trata, y creo que consigue, llegar al fondo del problema”, dijo.

Poco después, hizo alusión a los escándalos que han afectado al Partido Popular. “Entiendo la indignación de los españoles y la comparto. Todo el mundo sabe que han aparecido corruptos en mi partido, personas que habían sido de mi confianza o de mi formación política. He pedido perdón por ello”, recordó.

Sin embargo, Rajoy no empleó ninguna palabra que pudiera vincularse a la dimisión de Ana Mato como ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad después de que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz la acuse de un posible delito por lucrarse con los regalos que su exmarido Jesús Sepúlveda recibió de la trama Gürtel.

Mato ofreció ayer por la mañana su dimisión a Rajoy pero el presidente la ratificó en el puesto en un primer momento, según explicaron a Servimedia fuentes gubernamentales. Por la tarde, trás las fuertes críticas de la oposición, la ministra fue a La Moncloa a ver al presidente y le ofreció su dimisión irrevocable para evitar que el Ejecutivo y el PP se vean perjudicados por su vinculación a la trama Gürtel a través de su exmarido.

 

SERVIMEDIA