Política Sectores

Rajoy llega a un acuerdo en "lo esencial" con los líderes de la nueva política

Albert Rivera y Pablo Iglesias se comprometen a defender la unidad de España

Cataluña y la locura independentista de Artur Mas han conseguido hacer de la utopía una realidad. Además de tomarse el vermú con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha compartido café, de más de una hora con el cabeza de lista de Podemos, Pablo Iglesias, para después merendar con la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal.

Tras la maratoniana jornada de reuniones Rajoy, con rostro cansado, ha comparecido ante los medios. El presidente del Gobierno se ha mostrado satisfecho, ya que “todos estamos de acuerdo en lo esencial que es defender la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad y el cumplimiento de las leyes”. Además, durante la tardía rueda de prensa, ha afirmado que “el Gobierno no se va a quedar parado ante un reto que compromete a todos los españoles” y ante el que el Estado tiene “mecanismos sobrados para hacer frente y evitar este disparate”.

Así, de llevarse adelante la resolución de independencia presentada a principios de semana en el Parlament de Cataluña, ésta será recurrida “de inmediato” por el Tribunal Constitucional, para posteriormente, y llegado el caso aplicar el artículo 155 de la Constitución, por el que se suspendería la autonomía de Cataluña.

Rajoy ha explicado que la mayoría de los partidos defenderán los grandes principios “que inspiran la Constitución” en lo que podría pasar de ser un asunto a un “Pacto de Estado” respaldado por “la mayoría” de los grupos. Todo apunta a un tripartito PP – PSOE y Ciudadanos. Ya que a pesar de que, refiriéndose a la reunión con Iglesias ha afirmado “nada perdí por haber tenido esa conversación”, sólo ha manifestado estar “muy contento” con las reunión que mantuvo el pasado miércoles con el secretario general del Partido Socialista, Pedro Sánchez, así como con las que ha mantenido hoy con Albert Rivera y con la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal.

Pacto por España

El primero en sentarse en el sillón blanco de Moncloa ha sido Albert Rivera, que ha insistido en el “firme apoyo de Ciudadanos al cumplimiento de las leyes democráticas. La democracia no es negociable”. Sin embargo Rivera ha dejado claro que éste ha sido un “acuerdo de mínimos en lo esencial” y que hay que ir paso a paso “antes de aplicar de golpe el artículo 155”.

En este sentido Rivera apuesta por empezar a aplicar lo que ha definido como “la política que viene a partir de ahora”, y que pasa por el cambio y por el diálogo. Tras insistir en la idea de que “España no está en en juego, no es negociable y no se rompe”, presentaba los cinco puntos del Pacto por España que durante la reunión daba a conocer al Presidente del Gobierno y que pasan por el compromiso de todos los Partidos de, ante una posible reforma de la Constitución, respetar el artículo uno y no pactar con aquellos que quieran romper la unidad de España.

Por otra parte el líder de Ciudadanos ha pedido tanto a Rajoy como al resto de grupos que “no se utilice a Cataluña como argumento de la campaña electoral”.

No estamos de acuerdo en casi nada

A pesar de afirmar que “está satisfecho por la rectificación de Rajoy”, el número uno de Podemos, Pablo Iglesias, ha resumido su encuentro con el Presidente con un “no estamos de acuerdo en casi nada”. Entre otras desavenencias Iglesias se ha mostrado en contra del uso del Tribunal Constitucional como herramienta para frenar el proceso independentista. Así, la posición que defiende la formación morada es la de “reconstruir un proyecto de país que pase por reconocer la diversidad y la plurinacionalidad”.

Aunque Podemos no está a favor de la propuesta de resolución del Parlament, se insiste en que hacen falta mecanismos que conjuguen la convivencia entre las singularidades de un país diverso. Para Iglesias todo pasaría por la reforma de la Carta Magna que deberá ser simultánea a las actuaciones que se tomen respecto a Cataluña que “es un reto pero no el único”.

Ensayo de mitin

El atril de la salita pequeña de Moncloa ha sido el protagonista del primer ensayo general de mitin de Rivera e Iglesias. El primero afirmaba “mirar al futuro” en una apuesta de Gobierno que pasa por desarrollar políticas económicas modernas para que “la clase media vuelva a ser clase media”, además abría la mano a que de llegar a gobernar recurrirá a sus antecesores para que “me asesoren”.

Además de hacer entrega de un ejemplar del Juan de Mairena de Antonio Machado, ha presentado un documento con “cinco garantías constitucionales: reformar la Ley Electoral, reformar la Justicia -para garantizar la independencia de los jueces-, aportar garantías contra la corrupción -para acabar con las puertas giratorias-, blindar los derechos sociales y establecer acuerdos territoriales fundamentados en la democracia”.

Lunes y martes más

No será la de hoy la única jornada de intensidad que nos habrá tocado vivir a los periodistas, ya que el próximo lunes Rajoy se reunirá a primera hora con Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida. A éste le seguirán la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, el de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig y el de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. El martes le tocará el turno a los líderes de UPyD y de Unió Democrática de Cataluña.