Política Sectores

Rodrigo Rato, detenido

Rodrigo Rato, ex vicepresidente económico durante el gobierno de José María Aznar, ha sido detenido a última hora de la tarde durante el registro que se ha producido en su domicilio después de una denuncia de la Fiscalía de Madrid al que acusaba al ex presidente de Bankia de presuntos delitos de blanqueos de capitales, fraude y alzamiento de bienes.

La investigación, la cual está bajo secreto sumarial, se ha iniciado después de la denuncia presentada por la Fiscalía madrileña, aunque la causa pasará en los próximos días a la Fiscalía Anticorrupción.  El registro está siendo realizado  por agentes de la Agencia Tributaria y podrían estar relacionados con la investigación realizada a Rato por el Servicio Ejecutivo de Prevención y Blanqueo de Capitales (Sepblac) por un posible delito de blanqueo de capitales tras acogerse a la amnistía fiscal.

Rato ya está imputado por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en la causa sobre la fusión y la salida a Bolsa de Bankia.   Igualmente, se le investiga en la pieza separada en la que se analizan las ‘tarjetas black’ opacas al fisco en la que los exconsejeros de Bankia y de Caja Madrid cargaron 15,5 millones de euros, informaron fuentes jurídicas.

La Ley por encima de los amigos

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha defendido el papel de la Agencia Tributaria (AEAT) en la lucha contra el fraude fiscal y ha proclamado que el Gobierno anima a los funcionarios a investigar los indicios de fraude sin preocuparse por “nombres, actividades, relevancia social o afiliaciones políticas”.

Montoro ha asegurado que el Ejecutivo “respeta completamente la independencia y autonomía” de la Agencia y “sólo interviene para tratar de mejorar los medios a su disposición, apoyarles cuando incluso se les ataca desde fuera y estimularles en su trabajo”.

“Y se les dice que deben acudir allí donde detecten posibles bolsas de fraude o indicios de delito, sin que les tengan que preocupar lo más mínimo los nombres de los posibles defraudadores ni su actividad profesional ni su relevancia social ni su afiliación política”, ha precisado, sin mencionar nombres concretos.