Nacional

Rechazando los premios del Estado

Foto: GTRES- Recogida del Oscar 1973
Foto: GTRES- Recogida del Oscar 1973

La fotógrafa Colita, que en la jornada de ayer fue nombrada vencedora del premio Nacional de Fotografía, ha rechazado el mismo por la política del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, del que es competencia el otorgar el galardón. En una carta dirigida al ministro José Ignacio Wert, la fotógrafa denuncia que “la situación de la cultura y la educación en España es de pena”.

En otras ocasiones, otros galardonados ya han rechazado los premios que otorga el Ministerio de Cultura, a finales de octubre Jordi Savall renunció al Nacional de Música como protesta por las políticas de Wert, al aceptar el galardón aseguraba que traicionaría sus principios y convicciones.

 Javier Marías rechazó en 2012 el Nacional de Narrativa de España, alegando que no quiere ser etiquetado como un autor “favorecido por este o aquel Gobierno” ni ser involucrado en juegos políticos.

En 2010 Santiago Sierra fue galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas de España, en una carta dirigida a la entonces ministra de cultura, Ángeles González- Sinde, apuntando que lo premios se concedes a quien ha realizado un servicio y que el premio instrumentaliza en beneficio del estado el prestigio del premiado, concluía afirmando que “el Estado no somos todos: El Estado son ustedes y sus amigos. Por lo tanto, no me cuenten entre ellos, pues yo soy un artista serio. ¡Salud y Libertad!”.

Ya en 1994 la compañía de teatro Els Joglars, dirigida por Albert Boadella, rechazó el Premio Nacional de Teatro. Declararon que se sentían suficientemente pagados con el entusiasmo del público que habían tenido en los momentos más complicados, en una época en la que no se les concedía premios oficiales.

Otros grandes rechazos en España 

Juan López Jan, autor de Superlópez, rechazó a finales de 2012 la medalla al Mérito de Bellas Artes por “convicciones”.

María Ruíz Martos en 2011 rechazó la medalla de honor de Barcelona con la que se reconocía su trayectoria de compromiso social, por los recortes.

Andreu Buenafuente en 2011 rechazó en 2011 el premio FHM al mejor presentador en solidaridad a Pablo Motos, al que la revista había nombrado como el peor.

Daniel Gil, diseñador gráfico madrileño, rechazó en el año 2001 la distinción extraordinaria que se le otorgaba con motivo del décimo aniversario de los Premios Nacionales de Diseño, unos premios convocados por el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Grandes rechazos internacionales 

El matemático ruso Grigori Perelman rechazó en 2010 el premio que se ganó tras resolver el primero de los Problemas del Milenio, valorado en un millón de dólares. Lo rechazó porque cree que su contribución a la resolución del problema no fue mayor que la del estadounidense Richard Hamilton, quien indicó el camino a seguir.

Marlon Brando ganó el Oscar en 1972 por interpretar a Corleone en “El Padrino” pero se negó a recogerlo como una forma de apoyar al pueblo indio estadounidense frente a l trato que la industria del cine les daba. Mandó a recogerlo a la actriz de origen indio Sacheen Littlefeather. La joven subió al escenario vestida con el traje típico de los nativos Apache y ya en el escenario rechazó la estatuilla.

Jean Paul Sartre rechazó en 1964 el Nobel de Literatura ya que consideraba que aceptarlo significaría perder su identidad como filósofo.

Mª Asun Ten Olabarria

Imagen de portada de Hannah Gris