Nacional

Reino Unido cree que "España es una economía muy sofisticada"

El responsable de Estado de Comercio e Inversión de Reino Unido, Lord Livingston calificó de “sensato” el paquete de medidas anunciado ayer por el Banco Central Europeo (BCE), ante los problemas de financiación de las empresas, y destacó que España es un “ejemplo” y una “oportunidad” para invertir y exportar.

Así lo señaló Livingston durante su intervención en un desayuno informativo organizado por la agencia Europa Press, en el que dijo ver “sensato” el paquete de medidas del BCE, que incluye una bajada de los tipos de interés del 0,25% al 0,15% y una inyección de 400.000 millones a la economía real, ante los “problemas” de “muchas empresas” para conseguir financiación y poder así “crecer y expandirse”.

Livingston destacó el “éxito enorme” del crecimiento en exportaciones por parte de las empresas españolas, y felicitó a España por el “cambio estructural” acometido que “no es fácil”, y confió en que las perspectivas de un 2% de crecimiento contribuyan a la creación de empleo. En este sentido, Livingston dijo admirar la “labor de reestructuración” del Gobierno de España, y sostuvo que “muchos países hablan de que España se ha convertido en un ejemplo” y que es ya “una oportunidad” para invertir y exportar.

“España es una economía muy sofisticada” y su “éxito” en el proceso de reestructuración “es una lección para otros países”, apostilló Livingston, que resaltó sectores como la alimentación y bebidas, agua, electricidad, producción energética ‘offshore’, vehículos y telecomunicaciones.

La maldición de la UE es el empleo

A nivel europeo, Livingston consideró que la situación económica es “bastante mejor de lo que podíamos imaginar hace cuatro o cinco años”, si bien “las cosas no son perfectas y podríamos progresar más”, especialmente en materia de empleo, la “maldición” de la UE y especialmente de España.

Asimismo, apuntó que si se produjera un referéndum “votaríamos a favor de permanecer en la UE” pero “dentro de una reforma de la UE”, en la que se apueste por el futuro y el empleo, especialmente el juvenil. En esta línea, precisó que la adhesión al euro “no es un apetito que tengamos en el Reino Unido”, si bien “tampoco nos queremos distanciar de la UE” sino apostar por una Europa “más reformada y centrada en el crecimiento y el empleo”.