Opinión

Renée James, presidenta de Intel ¡Despedida!

El Tribunal General de la UE (TGUE) ha multado a la compañía que preside James con una sanción monetaria que asciende a los 1.060 millones de euros. ¿Las razones? El grupo tecnológico de EEUU ha sido sancionado por abuso de posición dominante y tratar de echar a la competencia del mercado de los microprocesadores.

La empresa de James cree que es una sanción desproporcionada a lo que los tribunales han contestado que es justa porque solamente la cifra significa un 4% de las ventas de Intel.

Entre las acciones castigadas con esta multa está la de pagar a Media Markt para que solamente pusieran a la venta en sus superficies los ordenadores que llevan sus microprocesadores.