Empresas

Renta Corporación: “Sí que han llamado a nuestra puerta inversores internacionales”

Hace apenas dos meses, el 30 de octubre, los títulos de Renta Corporación volvían al mercado. Aunque el primer día consiguió repuntar un 150%, desde aquel momento la compañía ha sufrido varios altibajos. Su consejero delegado, David Vila, explica en Gestiona Radio que desde la firma hacen un balance positivo, ya que han conseguido volver a la normalidad.

“Es verdad que el estreno fue alto y después nuestros títulos han visto una importante corrección”, explica Vila, que también subraya que hay que tener en cuenta que en medio de este camino, se ha producido una ampliación de capital. De ahora en adelante, consideran desde la propia firma que sus títulos tienen recorrido al alzan, y en cuanto al precio de la acción, “creemos que hay una disparidad, que esperemos que el mercado sepa reconocer fruto de nuestros resultados en los próximos meses”.

Antes de volver a cotizar, la compañía ha superado su concurso de acreedores. Un concurso que se ha resuelto con éxito gracias, asegura Vila, a dos vertientes: por un lado, demostrando que tenía sentido el modelo de negocio de la compañía y su continuidad, (por cierto que la firma ha estado activa durante todo el proceso, ha seguido haciendo operaciones). Y por otro negociando con los acreedores, principalmente bancarios, y “hemos sabido diseñar conjuntamente el mejor acuerdo, satisfactorio para todas las partes”.

Como parte del acuerdo, Renta Corporación amplió su capital en 5,6 millones para darles entrada a esos bancos, que se quedan al final con un 14% de la compañía. Formalmente no hay ningún compromiso de permanencia, pero el acuerdo solo tiene sentido si se quedan en la compañía al menos en el medio plazo, a la espera de una mejora de la cotización.

Tras el proceso, ¿cuáles son los puntos fuertes de Renta Corporación? Su consejero delegado destaca que es una compañía 100% saneada, que se encuentra en beneficios, y lo que es más importante, es una compañía sin deuda, que es uno de los pesos que han soportados las inmobiliarias en los últimos años. “A partir de ahora, el objetivo es seguir esta tendencia constante”.

Renta Corporación quiere continuar en el mercado en el que trabaja; está especializada en la adquisición de activos inmobiliarios para su transformación y venta. “Es un momento de grandes oportunidades, especialmente para nuestro modelo de negocio”. Se centran en Madrid y Barcelona, y aunque no renuncian a salir al exterior, de momento no es un objetivo a corto plazo en su hoja de ruta.

Últimamente, el sector inmobiliario de nuestro país está recibiendo el interés de grandes inversores internacionales y grandes fondos, que también han llamado a la puerta de Renta Corporación. Vila destaca que son una compañía con 23 años de historia, con más de 1.500 transacciones realizadas y por tanto es un player importante del mercado: “hay ciertos inversores internacionales que pueden verse interesados por el negocio de Renta Corporación”.

El principal requisito para que la compañía se sentase a negociar con uno de estos inversores, es una adaptación conjunta a las culturas de ambas compañías, ya que una de las ventajas competitivas de Renta Corporación es la velocidad, “así que escogeríamos a aquellos que puedan ser más rápidos y que muestren más flexibilidad, en un mercado que evoluciona día a día”.