Empresas

Rivero acusa al TSJC de primar “descaradamente” los intereses de Repsol al desestimar el recurso contra las prospecciones

El presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, ha acusado al Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) de primar “descaradamente” los intereses de la empresa Repsol al desestimar el recurso del Ejecutivo contra las prospecciones y decidir no suspender cautelarmente los sondeos.

En su primera declaración tras darse a conocer la decisión del TSJC, Paulino Rivero afirmó que todas las decisiones están beneficiando “claramente y descaradamente” los intereses de Repsol en contra de los intereses públicos de Canarias, y considera que en el auto del Tribunal “ha pesado más el interés privado que el interés público”.

El presidente canario entiende que el auto de la Sala de lo Contencioso del TSJC “se ha quedado puramente en la parte administrativa y le ha preocupado más los posibles perjuicios a Repsol que la protección de nuestro entorno natural”, lo que significa que “hay una clara inclinación por la defensa de los intereses privados”.

Si bien acata el auto, el Gobierno de Canarias ha decidido recurrirlo porque, según Rivero, “ni se ajusta a derecho ni al sentido común”, ya que “cuando se piden medidas cautelares ante una actividad peligrosa como es la exploración de hidrocarburos, no tiene sentido diferir esta suspensión en el tiempo porque se puede producir un incidente”.

El jefe del Ejecutivo canario también ha querido dejar claro que si Repsol y sus socios han pensado que se va a “aflojar” en la lucha por defender el entorno natural de Canarias, “se han equivocado”. “Esto no hace más que reforzar nuestra posición para que no se lleve a cabo este atropello en el entorno de las aguas canarias”, recalcó.

Preguntado por los beneficios que obtendrían las islas por las extracciones, Rivero acusó a Repsol y al subsecretario de Estado de Industria, Enrique Hernández Bento, de creer que “todo es vendible”. “En estos momentos en que el precio del petróleo ha bajado de una forma alarmante en los mercados, vale menos que la defensa de la naturaleza en Canarias”, subrayó.

“Estamos en contra del petróleo no porque nos den o no una migaja, sino porque choca con nuestro modelo de desarrollo turístico, que es incompatible con la extracción de hidrocarburos”, concluyó el presidente canario.

EUROPA PRESS