Empresas

Sánchez Galán (Iberdrola) afirma que en la factura eléctrica se cuelan conceptos que nada tienen que ver con la energía

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán ha tenido su turno de palabra en la primera edición de “Global Forum Spain 2014” y ha reconocido el esfuerzo colectivo, así como las reformas del Gobierno que han hecho posible que España ya no sea uno de los enfermos de Europa. También ha querido dejar claro que ha sido clave que España no solicitase finalmente el rescate completo de su economía, porque la situación hoy sería diferente. Y ha alabado la entereza de la sociedad española porque ha afirmado que “España cuenta con un activo importantísimo que es su gente, trabajadora, luchadora, honrada y que se crece ante las dificultades”.

Eso sí, Sánchez Galán ve necesario tener “una energía competitiva para lograr el renacimiento industrial de Europa”, y así lo ha hecho saber al auditorio, en el que se encontraba el ministro de Industria, José Manuel Soria con el que últimamente ha tenido algunos roces por la nueva manera de calcular la tarifa eléctrica.

El presidente de la compañía ha dicho que Ibedrola “ha realizado compras de 1.700 millones a más de cien empresas españolas” y no para quedarse en España, sino para “impulsar su salida al exterior”.

Ha afirmado que “la factura eléctrica europea es más cara que en EE.UU. porque incluye conceptos no relacionados con el suministro de energía” sino con los conceptos impositivos, defendiendo que “la factura es un cajón de sastre donde todo cabe”. Todos han apostado por la innovación y la competitividad y ha dicho Galán que “para reactivar la competitividad hay que bajar la factura de la luz, eliminando los costes que nada tienen que ver con la energía” ha insistido el presidente de la eléctrica.

Ha insistido afirmando que “algunas de las medidas adoptadas en Europa para solucionar el problema energético lo están agravando aún más”, añadiendo que estas políticas comunitarias están abocando a las empresas a las pérdidas por “las provisiones que se les está exigiendo”. Reconoce Sánchez Galán que “el problema energético” es muy semejante al financiero e insiste en que “la solución debe venir de Europa”.

En dos años, ha insistido el presidente, “se han cerrado en Europa 50.000 MW, lo que puede poner en riesgo el suministro eléctrico a medio plazo”. Un asunto al que también se ha referido Joaquín Almunia que ha indicado que esto puede producirse si no se bajan los precios.

Las propuestas de Sánchez Galán para atenuar el problema energético:

  1. Eliminar de la tarifa los costes ajenos al suministro para que pueda bajar el precio de la energía.
  2. Buscar equilibrio entre la seguridad de suministro, la sostenibilidad medioambiental y la competitividad
  3. Contar con un regulador europeo único que promueva un marco estable, predecible y armónico