Empresas

Santander obtiene un beneficio atribuido ordinario de 3,4 millones, un 24% más que en 2014

España, Reino Unido y Brasil concentran el 70 por ciento de los recursos del Grupo

Banco Santander ha conseguido en el primer semestre del año un beneficio atribuido ordinario de 3.426 millones de euros, un 24 por ciento más que en el mismo periodo de 2014. Este incremento es consecuencia del aumento de los ingresos en un 12 por ciento, que se compensan con el aumento del 11 por ciento en los costes y producen un margen neto de 12.256 millones de euros, un 13 por ciento más que en 2014.

El 41 por ciento de este beneficio tiene su origen en las economías en desarrollo, como Latinoamérica y Polinia, mientras que el restante 59 por ciento lo tienen en las maduras. Este beneficio creció en los 10 mercados principales en los que opera el grupo, aunque destacan los producidos en España, Reino Unido y Brasil.

La actividad y los ingresos en la primera mitad del año se vieron empujados por el favorable impacto de los tipos de cambio, especialmente por la depreciación del euro frente al dólar y la libra. De esta forma, los ingresos crecieron por encima del 12 por ciento, que unido a la reducción del cinco por ciento de las dotaciones llevó al crecimiento del beneficio al 24 por ciento.

Los activos totales crecen un 13 por ciento

Los activos totales de Banco Santander alcanzaron la cifra de 1.339.176 millones de euros, un 13 por ciento más que en el mismo periodo de 2014. Esto se debió a que la captación de crédito creció 13 puntos y la captación de recursos 12.

La cartera de créditos se situaba a 30 de junio en los 826.707 millones de euros, aumentando en 65.000 millones. En España, el conjunto de la cartera de créditos asciende a 161.357 millones de euros. La nueva producción de financiación de empresas creció un 17 por ciento, un 33 por ciento a particulares y las hipotecas lo hicieron un 29 por ciento. Además, la financiación a pymes creció en un 28 por ciento, alcanzando los 6.218 millones de euros.

Reino Unido obtuvo una cartera de créditos ligeramente superior a la española, 283.740 millones de euros, la cual creció un 18 por ciento. De ellos, la financiación a las empresas creció un 11 por ciento, el negocio hipotecario lo hizo un punto  y la financiación al consumo y compra de vehículos lo hicieron 48 puntos. Por otro lado, Brasil anotó un crecimiento en su cartera de créditos del 16 por ciento, alcanzando los 75.902 millones de euros. El mayor avance se produjo en la las hipotecas, que aumentaron un 34 por ciento, seguido de la financiación a empresas con un crecimiento del 23 por ciento y a pymes, que aumentaron seis puntos porcentuales.

Cuentas corrientes

El saldo de las cuentas corrientes, que suponen cerca de dos tercios de los depósitos, ascienden a 413.000 millones de euros, un 27 por ciento más que en el primer semestre de 2014. De esta forma, en los últimos 12 meses se han captado 89.000 millones.

En España, los recursos de clientes alcanzaron los 227.187 millones de euros, un seis por ciento más que en el mismo ejercicio del pasado año. Los depósitos a la vista crecieron un 20 por ciento, el plazo bajó un 19 por ciento y el patrimonio administrado en fondos de inversión subió un 17 por ciento, lo cual ha permitido reducir el coste de los depósitos medio punto en un año.

El volumen de depósitos en Reino Unido creció un 17 por ciento hasta los 232.883 millones de euros. El saldo de las cuentas corrientes a particulares aumentó un 36 por ciento. Este incremento se debe, en parte, a la estrategia 123, la cual atrajo 4,3 millones de clientes. Finalmente, los depósitos y fondos de inversiones en Brasil aumentaron un 13 por ciento, situándose en los 89.379 millones de euros.

Cabe destacar que estos tres países representan el 70 por ciento de los recursos de clientes gestionados y comercializados por el grupo y el 64 por ciento de la cartera crediticia.

Yasmina Pena