Destacado Economía

Según Randstad más de medio millón de contratos pasaron de temporales a indefinidos en 2016

Los contratos temporales convertidos a indefinidos vuelven a superar la barrera de los 500.000. Tras un crecimiento del 22% en 2016, se han superado las 582.000 conversiones de contratos temporales en indefinidos, un nivel cercano al de 2008.

Randstad ha realizado un informe en el que analiza la evolución de los contratos convertidos a indefinidos durante los últimos diez años. Para ello, ha tenido en cuenta los datos relativos a los años comprendidos entre 2007 y 2016, publicados por el Servicio Empleo Público Estatal (SEPE), que registra este tipo de contratación según diversas variables.

Randstad revela que se han convertido 582.026 contratos temporales en indefinidos durante el último año, lo que supone un crecimiento del 21,6% en 2016, situándose por en el punto más elevado de los últimos siete años. Esta cifra representa un crecimiento continuado durante cuatro años consecutivos, después de que en 2012 se alcanzase el menor número de contratos convertidos a indefinidos de toda la serie histórica (395.882). Desde entonces, las conversiones han aumentado un 47%, hasta volver a superar la barrera del medio millón de contratos convertidos en 2016.

A pesar de que esta cifra se sitúa todavía lejos de los datos registrados en 2007, cuando se superaron las 900.000 conversiones, la tendencia durante los últimos años muestra la recuperación del mercado laboral. Tras el punto de inflexión que supuso la crisis económica y que trajo consigo cuatro años de decrecimiento (2008-2012), a partir de 2013 este tipo de contratos registró un incremento continuo hasta el momento actual, donde ya se han superado los datos de 2009. Además, el crecimiento interanual de conversiones en 2016 (+21,6%) ha sido el más pronunciado de toda la serie analizada.

“La tendencia positiva de la conversión de contratos en indefinidos muestra que la contratación temporal es, cada vez más, una opción para que los profesionales españoles accedan a un puesto de trabajo estable”, explica Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad. “Además, supone una impulso que permite al trabajador aumentar su empleabilidad, su experiencia en el mercado laboral y su desarrollo profesional”, añade Pérez.