Destacado Empresas Noticias

Sevilla Álvarez (Bankia) afirma que un impuesto a la banca dificultaría la privatización de Bankia

El Consejero Delegado de Bankia, José Sevilla Álvarez, señaló hoy que un impuesto “discriminatorio” a la banca atentaría contra el “gran reto del sector” que es elevar la rentabilidad que, en palabras del banquero, es “la antesala a la solvencia”. Por tanto, el impuesto afectaría negativamente la valoración de Bankia, dificultando su privatización.

Explicó que la idea de que “los bancos ganan mucho dinero”, uno de los argumentos principales para justificar el impuesto, carece de validez en un entorno de tipos de interés en mínimos históricos que comprime los márgenes de ganancia, y que no parece que vaya a cambiar en el largo plazo.

Sevilla también restó validez a la idea de un impuesto a la banca como una herramienta para que el Estado recupere el dinero del “rescate a la banca” de 2012. Sobre este punto opinó que en realidad “no se trató de un rescate a la banca o a sus accionistas, sino a sus depositantes” y estuvo dirigido a restaurar la confianza en el sistema financiero. También rechazó la idea de usar el impuesto para financiar las pensiones, pues considera que la sostenibilidad del sistema de pensiones es un problema en sí mismo y que, por tanto, “no tiene sentido mezclar ideas”.

Preguntado sobre quien “pagaría” en última instancia el impuesto, Sevilla evitó pronunciarse ante la falta de concreción de la propuesta del impuesto.

VALORACIÓN EN BOLSA DE BANKIA Y FUTURA PRIVATIZACIÓN

Según Sevilla, la incertidumbre que ha generado el impuesto a la banca afecta la valoración que el mercado hace de Bankia de cara a su futura privatización, dificultándola. Explicó que esta incertidumbre se refleja negativamente en el precio de las acciones de los bancos que cotizan en bolsa.

Sobre la caída en el precio de la acción de Bankia en lo que va de año el Directivo aseguró que se trata de una tendencia en todo el sector bancario, y no sólo de Bankia. Señaló que las dificultades de los bancos para elevar su rentabilidad debido a los bajos márgenes de interés explican la baja valoración del sector por parte del mercado. Además, el Banco Central Europeo “ha enfriado las expectativas de subidas de tipos” y ello naturalmente no contribuye a mejorar la percepción de los inversores.

Con todo, Sevilla reconoció que “algunos inversores bajistas” han  influido en el precio de la acción de la entidad por un motivo especulativo; sin embargo dijo confiar en que “tenemos la capacidad para crecer, aumentar beneficios y, en esa medida, recuperar el precio de la acción”. “Trabajar para crear valor para los clientes es también, en el caso de Bankia, trabajar para el contribuyente”, apostilló.

En cuanto al plan de privatización propiamente dicho, aseguro que “no descartamos nada en cuanto a ventas de paquetes de acciones” en los próximos meses; pero dejó claro que la decisión final dependería en todo caso del accionista mayoritario (el Estado con una participación cercana al 60%), y de si mejoran las condiciones del mercado en el futuro.

Sobre el plazo para la privatización que había decidido el FROB (finales de 2019) y la posibilidad de prorrogarlo, Sevilla afirmó que más que el plazo lo relevante es seguir trabajando para agregar valor al banco. En este sentido dijo que “si se alarga el plazo lo importante será seguir haciendo los deberes”.

SINERGIAS DE LA INTEGRACIÓN CON BMN

El Consejero Delegado puso en valor las sinergias que ya ha comenzado a generar el proceso de integración de Banco Mare Nostrum (BMN) en Bankia; destacando que el proceso de integración ha sido de “10 en todos los aspectos”. El crecimiento de 24% del beneficio atribuido a Bankia en el segundo trimestre (285 millones de euros) comienza a reflejar así la reducción de costes (-5,4% intertrimestral) derivada de la absorción formal de BMN en el primer trimestre.

La entidad espera que este mismo año se produzca la mayor parte de las sinergias (ahorros de costes) previstas; es decir, unos 100 millones de los 173 millones estimados.

Si bien el banquero reconoció que ha habido cierto malestar en algunos antiguos usuarios de BMN, afirmó que no se han producido migraciones de clientes a otros bancos. Más aún, buena parte de la expansión de clientes en el segundo trimestre proviene de las antiguas oficinas de BMN, según dijo el Directivo.

REDUCCIÓN DE PERSONAL

En cuanto a los despidos asociados a la integración, afirmó que “el proceso de reducción y de ajuste está ocurriendo de forma rápida y de la mejor manera posible”, tras el cierre de las negociaciones con los sindicatos en febrero pasado. Sobre éstas, afirmó que se logró alcanzar un “punto intermedio”. En concreto, señaló que ya se ha producido el 87% del recorte de empleados (alrededor de 1.700), y que esperan que este mismo año se desincorporen los 200-300 empleados restantes; acotando que se trata en todo caso de “bajas voluntarias”.

FUTURO INMEDIATO

De cara a la evolución futura del banco, Sevilla precisó que Bankia se focalizará en uno de sus nichos más valiosos, las nóminas domiciliadas “que son la base del negocio en la red de banca comercial”. Tras crecer a razón de 110.000 nóminas en el segundo trimestre esperan que la plena integración de BMN contribuya a elevar este ritmo de crecimiento.

Tras completar la fusión, “el banco ha recuperado la dinámica comercial y espera continuar creciendo  al buen ritmo del segundo trimestre en formalizaciones de hipotecas (18,1% intertrimestral); crédito al consumo (34,6%), y financiación a empresas (36%).

Valoró además el avance en la transformación digital de Bankia, apuntando que el 40,9% de los clientes son ya digitales, y que el 17% de las compras de productos se realiza por medios digitales. Puso de relieve también el avance en herramientas de interacción digital como los simuladores hipotecarios y de valoración de viviendas en la web de Bankia; y los acuerdos con  ‘apple pay’ y ‘paypal’, destacando que este último es el primero que realiza la plataforma de pagos ‘on line’ con un banco europeo.

Por último, se mostró optimista en que la entidad continuará manteniendo su objetivo de solvencia, medida por un indicador de capitalización CET1 fully loaded del 12%, el cual fue superado en el trimestre (12,46%), y del cual aseveró que está “a la cabeza de los bancos de España”.